El secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, dependiente de la Vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030 de Pablo Iglesias, denuncia «graves irregularides» en la gestión del Imserso durante la última etapa del PP.

«Los ‘grandes gestores’ del PP, algunos de ellos ahora en Vox, dejaron tras de sí graves irregularidades en el Imserso, demostrando su desprecio por los mayores y los servicios sociales. Trabajamos para revertir el daño, por un Imserso que amplíe derechos», ha adelantado Iglesias en Twitter.

Nacho Álvarez, por su parte, a través de un mensaje en la misma red social que «la mala gestión del PP en el Imserso deja una situación muy grave que exige medidas urgentes. Colaboraremos con el Tribunal de Cuentas y Fiscalía Anticorrupción para depurar responsabilidades. Y aseguraremos el servicio público regenerando la institución».

«Esta situación no nos desviará un ápice del objetivo de mejorar la vida de la gente. Las personas dependientes, los mayores y las personas con discapacidad son el centro de nuestra acción y preocupación. Un nuevo Imserso debe permitir un nuevo impulso a la dependencia en España», ha indicado el secretario de Estado de Derechos Sociales.

24 millones de euros

El País ha tenido acceso a un «informe interno» del noviembre pasado que expone la deficiente gestión: El Imserso dejó caducar los contratos que tenía vigentes (de limpieza, vigilancia, suministro de víveres, mantenimiento informático…) y no sacó nuevas licitaciones. Los contratistas de su red de centros de asistencia a la discapacidad y de referencia estatal, integrados en el sistema de la dependencia, dejaron de cobrar y algunos estuvieron a punto de cerrar.

En este informe se asegura que en el Imserso se produjo una «normalización de un procedimiento de contratación irregular», que estaba «al margen de toda sujeción a la normativa» y que tuvo «el consenso de todo el equipo directivo de ese periodo», en referencia a la primera mitad del año 2018, con Carmen Balfagón, nombrada por el PP, en la dirección del instituto.

El equipo de Balfagón trató de regularizar los pagos mediante un procedimiento irregular, que la Intervención le echó para atrás hasta en tres ocasiones. La parálisis en la tramitación de los pagos generó un retraso que finalmente derivó en la «parálisis» de la contratación, según la describe el texto.

La denuncia de estas irregularidades no es nueva. Ya en febrero de 2019, la entonces ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luis Carcedo, confirmó que la Fiscalía Anticorrupción estaba investigando presuntos contratos irregulares en las aplicaciones informáticas en el Imserso y limitó los «problemas» a «la última etapa del Gobierno del PP».

Según explicó Carcedo entonces, cuando el PSOE llegó al Gobierno un año antes se detectaron esas presuntas irregularidades y se trabajaba ya para regularizar todas las situaciones. Carcedo anunció que la Inspección de Servicios había iniciado un expediente para analizar «todas» las contrataciones llevadas a cabo por el Imserso entre 2013 y 2018 que estaban siendo investigadas por la Fiscalía y el Tribunal de Cuentas.