La máxima será «ni un euro de dinero público ni protección cultural a los espectáculos taurinos».

En el reparto de competencias ministeriales firmado por el PSOE y Unidas Podemos se contempla la creación de una dirección general de Bienestar Animal, que dependerá de la vicepresidencia social de Pablo Iglesias.

Se trata de un ámbito en el que se deberá afrontar el debate sobre la tauromaquia, un asunto que ambos partidos evitaron en su programa de gobierno. Podemos no pide expresamente la abolición, pero sí promueve eliminar las ayudas y subvenciones relacionadas con la tauromaquia. Durante la campaña sostuvieron que con ellos en el Gobierno se establecería la máxima de «ni un euro de dinero público ni protección cultural a los espectáculos taurinos».

Sin embargo, el pacto de gobierno sellado por socialistas y morados se limita a impulsar una Ley de Bienestar Animal, que garantice una relación respetuosa hacia todos los seres vivos incluyendo la revisión de la fiscalidad de los servicios veterinarios.

«Estudiaremos la posibilidad de establecer un delito de maltrato de animales salvajes en su medio natural y una revisión de las penas al abandono de animales domésticos, y mejoras en el control de los animales domésticos y en el control de la producción de animales de consumo», señala el texto.

Desde la Moncloa, Iglesias debe decidir si impulsa el freno de la tauromaquia o deja pasar el asunto. En La Sexta dijo el martes que «toca arriesgarse y estar en las decisiones» para poder cambiar las cosas.