A menos dos meses para las elecciones en Brasil, el candidato presidencial Lula da Silva continúa injustamente privado de libertad. Los procedimientos llevados a cabo para su encarcelación -incluyendo la negativa al recurso de hábeas corpus, las escuchas telefónicas ilegales, la medida periódica de la participación en los debates y las entrevistas con los candidatos presidenciales, no solo vulneran el respeto al debido proceso y los derechos políticos del aspirante a la presidencia, sino que los propios fundamentos de la democracia brasileña.

Cada vez que es más evidente que el objetivo de este procedimiento judicial no es la legítima e imprescindible lucha contra los poderes públicos en contra de la corrupción, sino que impide la candidatura a la presidencia de Lula, a quien todas las encuestas lo consideran claramente vencedor“, indican desde Podemos.

Así lo ha reconocido el Comité de Derechos Humanos de la ONU, que en una decisión histórica reclamó el pasado viernes 17 de agosto  que Lula puede participar en la campaña electoral previa a los comicios de octubre. A la decisión del Comité de Derechos Humanos, cuya jurisdicción fue voluntariamente aceptada por Brasil en 2009, se ha sumado el comunicado de seis exmandatarios europeos, entre los que se encuentran José Luis Rodríguez Zapatero y Francisco Hollande, solicitando que el presidente Lula pueda presentar Libre ante el sufragio del pueblo brasileño.

Por su parte, cerca de una treintena de congresistas estadounidenses y el senador Bernie Sanders envía una carta al Embajador de Brasil en Washington exigiendo la liberación de Lula mientras se lleva a cabo su proceso de apelación. Juristas y abogados del mundo entero – entre ellos Baltasar Garzón o Joan Garcés – denunciaron irregularidades en el proceso contra Lula en una carta dirigida a la Presidenta del Tribunal Supremo y los miembros del Tribunal Electoral de Brasil. Incluso el Papa Francisco hizo llegar una bendición por escrito al expresidente.

Desde Podemos reiteran su “preocupación por la gravísima situación que atraviesa la democracia brasileña, y nuestra más firme condena ante los intentos de hacer daño al pueblo brasileño, la capacidad soberana de decidir su propio futuro“. Por ello, exhorta al Gobierno de España a “que se sume al clamor internacional en defensa de la democracia brasileña, se haga eco de la decisión de la ONU, y solicite que Lula pueda ejercer su derecho a ser candidato en las próximas elecciones presidenciales de Brasil, manifestando así su compromiso con la democracia y la defensa de los derechos fundamentales en nuestro país hermano“.

Deja un comentario