Decenas de agentes de los Mossos d’Esquadra han entrado esta mañana a primera hora en el rectorado de la Universidad de Lleida para detener al rapero Pablo Hasél, condenado a nueve meses de prisión.

Hasél se había encerrado este lunes en el edificio del rectorado de la Universidad de Lleida «para ponérselo a la Policía lo más difícil posible» ante su inminente detención y con el objetivo de visibilizar lo que considera como un «gravísimo ataque» contra las libertades.

El pasado viernes expiró el plazo que dio la Audiencia Nacional para que el cantante ingresara voluntariamente en prisión. El rapero leridano, que fue condenado por el contenido de una sesentena de tuits y una canción en los que incurre en delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona, ya había advertido de que para que entrara en prisión tendrían que «secuestrarlo».

Varios centenares de personas arropaban a Hasél. Los concentrados en el claustro han formado un cordón alrededor del rapero para dificultar su detención por parte de la policía.  Sin embargo, las fuerzas de seguridad han podido sortear con facilidad las barricadas que habían situado en las entradas del edificio y han arrinconado a los activistas para proceder a la detención del cantante.

Resultado de imagen de hasel detenido

Plena normalidad democrática

Podemos ha asegurado este martes que «todos aquellos que presumen de» la «plena normalidad democrática y se consideran progresistas deberían sentir vergüenza» con la detención esta misma mañana del rapero Pablo Hasél, que se encontraba atrincherado en la Universidad de Lleida.

En un apunte en su cuenta de Twitter, la formación morada se ha preguntado si los que defienden la normalidad democrática se «taparán los ojos». «No hay progreso si nos negamos a reconocer los déficits democráticos actuales», han añadido.

Los de Pablo Iglesias se han expresado así después de que los Mossos d’Esquadra hayan detenido a Hasél después de que este se atrincherase en el rectorado de la universidad junto a un grupo de personas para evitar ser arrestado y tener que cumplir la pena de prisión a la que le condenó la Audiencia Nacional.