Podemos propondrá para las elecciones generales del 28 de abril que el Estado realie una «auditoría de los bienes expoliados» durante la dictadura franquista para devolvérselos «a sus legítimos titulares». Así consta en el capítulo sobre Memoria Histórica del programa con el que el partido de Pablo Iglesias acudirá a los comicios y al que ha tenido acceso eldiario.es.

Podemos se plantea en su programa, que deberá ser ratificado por los inscritos en una consulta que se celebrará entre este viernes y el domingo, «hacer justicia a nuestra memoria democrática». «Somos la excepcionalidad europea en términos de impunidad y de haberle dado la espalda a nuestra historia», apunta el partido de Iglesias, que propone una batería de medidas para reparar lo que, aseguran, es un déficit democrático de España.

El capítulo plantea cuatro ejes de actuación «de acuerdo con los principios de los Derechos Humanos»

Podemos señala entre sus prioridades en Memoria Histórico «retirar las medallas concedidas a Billy el Niño y a otros torturadores del franquismo». Esta fue una de las promesas estrella de Pedro Sánchez y formó parte del acuerdo firmado por el presidente del Gobierno y Pablo Iglesias el pasado mes de octubre en el Palacio de la Moncloa.

Pese a que entonces el Ministerio del Interior dijo tener preparada la norma para hacerlo, este mismo mes de enero el Gobierno aseguraba en una respuesta parlamentaria que aún estaba buscando la fórmula legal para retirarle las medallas a Billy el Niño. Mientras, el expolicía es invitado por sus antiguos compañeros a actos oficiales. Algo que ha quedado sin castigo.

Podemos también se compromete en su programa para el 28A a «modificar la Ley de Amnistía para que se puedan juzgar los crímenes de lesa humanidad del fascismo». El partido de Iglesias considera que esto es «ineludible» según el derecho internacional «que se incumple ahora en España».

Esta medida incluye la «anulación de los juicios del franquismo», así como «las condenas y sanciones de tribunales, jurados y otros órganos penales, administrativos o militares dictadas durante la guerra civil española o la dictadura por motivos políticos, ideológicos, de creencia o de orientación sexual, identidad o expresión de género».

Podemos señala en su programa que «el régimen franquista no solo fue una maquinaria autoritaria diseñada para la represión, sino que operó también como un mecanismo de saqueo y expolio hacia familias» afines a la dictadura. En este contexto se enmarca la propuesta de hacer «una auditoría de los bienes expoliados y devolverlos a sus legítimos titulares».

Uno de los ejemplos más polémicos de los últimos años es el del Pazo de Meirás, cedido al dictador en 1928 y cuya titularidad está en disputa.