La formación morada señala que de esta forma pretenden hacer justicia a la memoria democrática, y recalcan que también le retirarán las medallas a Antonio González Pacheco, Billy el Niño, y a otros «torturadores del franquismo». Al mismo tiempo, añaden que promoverán una auditoría de los bienes expoliados durante el franquismo «para devolverlos a sus legítimos titulares».

«Hay que señalar que el régimen franquista no solo fue una maquinaria autoritaria diseñada para la represión, sino que operó también como un mecanismo de saqueo y expolio hacia familias de la jerarquía franquista. Una de las claves en la reparación es hacer una auditoría de los bienes expoliados y devolverlos a sus legítimos titulares», explican.

Podemos insiste en que el país es «la excepcionalidad europea en términos de impunidad» y con estas propuestas enfocadas en la memoria histórica revertirán esto «de acuerdo con los principios de los derechos humanos». Lo harán, argumentan, en torno «a los ejes de verdad (poder conocer lo ocurrido), justicia (llevar a los responsables ante los tribunales), reparación de las víctimas y no repetición (garantizando que no persistan elementos que siguen causando daño)».