Podemos propone en su programa electoral para el 28 de abril reformas en materia de participación ciudadana, como un cambio en la regulación que facilite presentar iniciativas legislativas populares (ILP), para que se normalicen las consultas en el Estado «cuando se trate de asuntos relevantes». Esto, argumentan, «sentaría las bases para que la participación avance en los demás ámbitos territoriales».

En el capítulo del programa denominado ‘Garantías democráticas y de ciudadanía’, al que ha tenido acceso Europa Press, la formación morada propone cuatro medidas. La primera, constitucionalizar la participación, pretende visibilizar las ILP y normalizar consultas como «la entrada de España en operaciones militares».

Podemos quiere que esta reforma también permita abrir nuevos espacios participativos como «la deliberación ciudadana en la elaboración, gestión y control de las políticas públicas, los presupuestos participativos del Estado, la participación en los procesos legislativos en las Cortes Generales o una mayor presencia de consultas populares». Para la formación, esto abriría la puerta a que este tipo de procesos se extiendan en los demás ámbitos territoriales.

Esta medida incluye que cuando el 15 por ciento del censo electoral entienda que «el Gobierno le ha dado la espalda», podrá iniciar un proceso revocatorio que terminará «con un referéndum en que se decida de manera vinculante si quien ocupa la presidencia del Gobierno debe dimitir y convocar nuevas elecciones generales». No matiza en cambio cómo sería ese proceso que finalizaría en una consulta para echar al presidente de La Moncloa.

Podemos quiere además suprimir la necesidad de que el Consejo de Ministros autorice la celebración de consultas populares locales, siempre que éstas se produzcan en el ámbito de sus competencias.

BIENES INMATRICULADOS

Otra de las medidas del capítulo va encaminada a «recuperar los bienes inmatriculados indebidamente por la Iglesia». Para Podemos, esas operaciones se han basado «en el privilegio hasta 2015 de inscribir en el Registro de la Propiedad bienes a partir de declaraciones de sus propios miembros».

«Esto la ha llevado a inscribir a su nombre bienes que, como se sabe, son de todos, como la mezquita de Córdoba o ermitas de muchos pueblos que mantienen en realidad los romeros, pero también edificios civiles, como quioscos y plazas. La salud democrática de nuestro país exige que esto se revise a fondo», añaden.

Por otro lado, en la medida que nombran como ‘Democratizar los partidos’, la formación señala que incorporarán la paridad en los órganos de los partidos políticos, y que serán obligatorias las primarias para acceder a presidir la ejecutiva de los mismos.

La última de las medidas tiene que ver con las empresas, y Podemos avanza que apoyarán los negocios enfocados en la economía social, «en las que es la misma parte que aporta su trabajo y su creatividad en el día a día la que dirige la empresa». Además impulsarán la participación de los trabajadores en la dirección y accionariado de las empresas con el objetivo de que la economía aproveche «ese talento y que las decisiones estratégicas de las empresas sean mejores».