El ambiente político de Cangas se vio sacudido por un incidente que tuvo lugar durante el último pleno municipal de este sábado, protagonizado por el concejal del PP, José Luis Gestido, y la teniente de alcalde y concejal del PSOE, Iria Malvido, generando un debate público.

El episodio se dio a conocer a través de un video difundido en una red social, donde se observa a Gestido levantándose de su asiento y dirigiéndose hacia el área socialista. En un gesto que despertó controversia, intentó levantar la mano hacia Malvido, quien logró apartarla, mientras ella grababa con su teléfono móvil. Los compañeros de la edil del PSOE reaccionaron ante la actitud de Gestido levantándose de sus asientos para recriminar su comportamiento.

Polémica en Cangas: un concejal del PP protagoniza un incidente con una edil del PSOE
Polémica en Cangas: un concejal del PP protagoniza un incidente con una edil del PSOE

La reacción a este evento no tardó en llegar desde diferentes sectores políticos. Pilar Alegría, portavoz del Gobierno y ministra de Educación, Formación Profesional y Deportes, exigió la dimisión del concejal del PP denunciando que «las agresiones físicas no pueden consentirse jamás». En el mismo tono, el Partido Socialista de Pontevedra también condenó la situación y solicitó la dimisión de Gestido.

Estos sucesos ocurren en un contexto de creciente tensión en la política española, especialmente con la aparición de la extrema derecha y el consiguiente endurecimiento de posturas en diferentes ámbitos. Como muestra de ello, Más Madrid presentó una petición para la dimisión del concejal de Vox en el Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega Smith, y del presidente del pleno, Borja Fanjul, tras haber «amenazado y agredido físicamente» al concejal Fernández Rubiño, según afirma el escrito.

Las opiniones divergentes sobre lo acontecido no se han hecho esperar. Mientras el PSdeG provincial exige la dimisión de Gestido por una «intolerable agresión», el PP local defiende su actuación, argumentando que solo se trató de evitar ser grabado. Aseguran que Gestido no pretendía agredir a la concejal, sino impedir ser filmado, calificando su gesto como una acción inapropiada pero no violenta.

El incidente ha generado debate y confrontación entre partidos, mostrando la necesidad de resolver estas situaciones para mantener un ambiente político adecuado en el municipio.

DEJA UNA RESPUESTA