¿Cuántas veces has guardado el empaque donde venía lo que compraste o recibiste de regalo? Ya sea porque te pareció elegante, original o práctico para reutilizar. ¿Cuántas veces has elegido un perfume o un vino, simplemente por el diseño de la caja o etiqueta?

Todos los productos disponibles en el mercado vienen en empaques. La diversidad de materiales y formas es cada vez mayor porque las marcas hoy reconocen que es una excelente estrategia para diferenciarse de la competencia. Además, un empaque con tu marca aumenta notablemente su visibilidad.

¿Pero qué hace que sea tan importante? Aquí te mostramos algunas buenas razones.

Una acción de compra es un intercambio de experiencia

Presentar tu producto de una manera cuidada y creativa, no sólo incrementa su oportunidad de venta sino también su demanda. Y es justo eso lo que se busca, un empaque que presta atención a los detalles sin excesos. Recuerda: ¡menos es más!

Exhibir el producto de manera atractiva, sin caer en la soberbia ni en la exposición de falsas pretensiones, es algo que los clientes valoran. Las grandes marcas saben que la forma de permanecer por largo tiempo en la mente de los consumidores es a través de lo simple, emocional y práctico.

El empaque comunica tu identidad

Contar una historia con tu empaque, y ayudar a los clientes potenciales a entender tu marca y producto es clave. Solo intenta no sobrecargar el diseño.

Si aún no sabes bien cómo diseñar un buen empaque, analiza el que usa tu competencia, o realiza un concurso de diseño de empaques. Puedes organizarlo de manera abierta al público, o bien, elaborar previamente dos o tres propuestas que votarán tus clientes y seguidores a través de las redes sociales de tu empresa. 

Los empaques pueden variar en forma y tamaño según el producto que contengan. Lo que no varía en el comercio de las mercancías pequeñas es la necesidad de una bolsa para llevarlas con comodidad. Si tu negocio prima el uso del papel reciclado, puedes optar por las bolsas de papel personalizadas en Maxilia.

Las bolsas de papel vienen en distintos formatos y tamaños, con asa plana o retorcida, en papel kraft o de lujo. Independientemente del diseño, recuerda serigrafiar tu logo con los colores apropiados e incorporar el tono de tu marca. Tu objetivo es ofrecer comodidad a la vez que aumentas la visibilidad de tu marca.

Un empaque puede ser tu envase

En los últimos años, la industria del packaging ha experimentado cambios importantes en un mundo que busca formatos más atrevidos. Y también es cierto que el envase, para cierto tipo de artículos, puede resultar ser su empaque mismo.

Por otra parte, como demuestra este artículo, los envases no son solo envases, sino objetos de exposición, como la clásica lata de Nivea. No comunican un mensaje, sino que son un mensaje en sí mismos, que cada quien interpreta a su manera.

Como señala el diseñador gráfico Adrián Pierini: “se ha dicho que el packaging es la piel del producto, pero yo iría más allá. Para mí un empaque es la piel de quién lo vende’’.

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso por tu cuenta? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA