Madrid. – 1/12/2020 – ECSaharaui.

Los distintos gobiernos de España han venido tratando a Marruecos como un vecino pobre hacia el que practican una abundante caridad con el dinero público.

En julio de 2019 el Gobierno de Sánchez aprobó la compra de 384 vehículos que serían regalados a Marruecos para el control de fronteras. El lote incluía 230 vehículos 4×4 tropicalizados, y 100 vehículos 4×4 pick up, 10 vehículos 4×4 ambulancia, 10 camiones 4×4 cisterna para agua, 8 camiones cisterna para gasolina, 18 camiones 4×4 plataforma y 8 camiones frigoríficos.

Hace unas semanas se conoció que el Gobierno de Sánchez aprobó la compra de 130 todoterrenos para la Policía de Marruecos equipados con rejillas protectoras, aire acondicionado, garantía y manual de instrucciones en francés. La noticia provocó malestar en las fuerzas de seguridad españolas, que están haciendo frente a una ola de inmigrantes ilegales -en gran parte procedentes de Marruecos- con medios insuficientes. 

El Gobierno de Sánchez también dijo que ayudaría a Marruecos frente a la pandemia.

En su momento, la ministra española de Asuntos Exteriores Arancha González Laya anunció que España destinará el exceso de vacunas que compre a los países vecinos más pobres. No ha explicado qué países son ésos, pero no cuesta mucho imaginarlo, pues a finales de marzo González Laya anunció que España ayudaría económicamente a Marruecos a combatir la pandemia de coronavirus, a pesar de que entonces Marruecos sólo tenía 270 contagiados y 10 muertos, y España más de 56.000 contagiados y más de 4.000 muertos.

Mohamed VI: 12 palacios, 600 coches y una fortuna de 5.000 millones de dólares.

Cuesta entender mucho que el Gobierno de España se dedique a hacer esos regalos con nuestro dinero mientras nos fríe a impuestos a los españoles y gasta más de lo que ingresa. Pero cuesta aún más entenderlo viendo cómo gasta el dinero el monarca alauí Mohamed VI. El 21 de enero fue noticia que el Jefe de Estado marroquí tiene una importante colección de relojes de lujo, entre ellos uno valorado en 1,2 millones de euros.

En 2017 la esposa de Mohamed VI se compró una mansión en una isla griega por un importe de 3,8 millones de euros. En julio de 2019 fue noticia la compra por el rey marroquí de un yate de lujo por 17 millones de euros. En octubre de este año nos enteramos de que Mohamed VI ha comprado un palacete en París por 80 millones de euros. No es el único que tiene: posee 12 palacios con 1.100 sirvientes, 600 coches y una fortuna valorada en 5.000 millones de dólares. Para los que aún sigan creyendo que Marruecos es un país pobre al que tenemos que ayudar, basta con añadir que el presupuesto de la Casa Real marroquí es de 232 millones de euros (el de la española es de 7,8 millones, la 29ª parte de lo que gasta Mohamed VI y su familia).

La carrera armamentística que está desarrollando Marruecos.

A esto hay que sumar la carrera armamentística que lleva nuestro país vecino. En septiembre de 2018 Marruecos compró más de medio centenar de carros de combate M-1 Abrams (el modelo que usa el Ejército de Estados Unidos). Dos meses más tarde se conoció la modernización de los 162 M-1A1 Abrams que ya tenía el Ejército marroquí. En marzo del año pasado Marruecos anunció la compra de 25 cazas F-16C/D, además de la modernización de los 23 que ya tiene.

En junio de este año se conoció la compra por parte de Marruecos de 24 helicópteros de ataque AH-64E Apache (un número equivalente a los 24 Eurocopter Tigre que tiene el Ejército Español). La Marina marroquí también está incrementando su flota, pasando a ser una marina de aguas marrones (dedicada a proteger su litoral) a una de aguas azules, capaz de proyectar su fuerza más allá de sus costas (como es el caso de la española).

Las ambiciones territoriales marroquíes y el chantaje de la inmigración ilegal.

Hay que tener en cuenta que Marruecos es actualmente una de las mayores amenazas estratégicas de España. Sus ambiciones territoriales incluyen territorios bajo soberanía española como las Canarias, Ceuta, Melilla, Perejil, las Chafarinas, las islas Alhucemas y el peñón de Vélez de la Gomera.

Así mismo, la tolerancia de Marruecos con las mafias de la inmigración ilegal provoca serios problemas a España, que se ve obligada a destinar cada vez más recursos para vigilar sus fronteras y reforzar la seguridad en sus calles. De hecho, Marruecos suele utilizar esta cuestión como una herramienta de chantaje contra España. Y mientras tanto, los gobiernos españoles ceden y se dedican a hacer regalos millonarios a ese país a nuestra costa. Ya va siendo hora de cerrar el grifo y cambiar de política: ceder a los chantajes y engordar a vecinos chulos e insolentes nunca fue una buena idea.


Fuente: El confidencial Saharaui

DEJA UNA RESPUESTA