Mientras las criptomonedas comienzan a adentrarse en el mercado financiero como una opción de inversión de alta rentabilidad, son más las opciones que surgen en este mercado para brindar más alternativas que se adapten a lo que busca cada inversión. Es así como surgieron las famosas memecoins.

También conocidas como criptomonedas meme, se basan en chistes de internet para parodiar el mercado, pero también para amasar un gran séquito de seguidores que quiera generar retornos atractivos. Pero, ¿cómo estos activos virtuales basados en un chiste se vuelven tan populares? Aquí te lo explicamos:

Una popularidad creciente

El primer motivo es que, de la mano de todo el mercado de las criptomonedas, las memecoin estarían creciendo en exposición, siendo prácticamente imposible surfear Internet sin toparse con noticias, campañas publicitarias o cursos que hablen sobre memecoins como Dogecoin, Shiba Inu o Dogelon Mars.

En el caso del Dogecoin, el apoyo de personalidades como Elon Musk y Snoop Dogg estaría haciendo que cada vez más personas se interesen en invertir. Así, todo el nicho de las criptomonedas meme estaría creciendo en popularidad, posicionándose incluso de criptomonedas legítimas como Cardano o Solana.

Gran riesgo, mayor rentabilidad

Aunque todo el mercado de las criptomonedas es volátil, con muchas personas aprovechando esta variación constante mediante plataformas como Bitcoin Era para generar ingresos desorbitantes, lo cierto es que el nicho de las memecoin sería aún más volátil, con monedas como el Dogecoin creciendo más de 800% entre el 2020 y el 2021.

Esto quiere decir que una persona que invirtió 1.000 euros el año pasado, logró multiplicar su inversión por varias decenas de miles de dólares sin ningún esfuerzo. Esto no se repite en la mayoría de las criptomonedas tradicionales ya que, aunque también crecen velozmente, no suelen hacerlo tan rápido como algunos de los ejemplos anteriormente mencionados.

Lógicamente, esta volatilidad también se traduce en un riesgo mucho mayor, especialmente en aquellos proyectos que muy pocos inversionistas se toman en serio, ya que las probabilidades de que pierdan la totalidad de su valor en tan solo unos meses es mucho más alta que con otros activos digitales.

Esto es algo de lo que se han percatado varios desarrolladores de memecoin, por lo que estarían comenzando a diseñar estrategias para lograr que sus activos tengan usos prácticos en el mundo real. Dogecoin es un ejemplo de esto, ya que el equipo detrás de la criptomoneda estaría tratando de crear un puente de interoperabilidad que permita comprar NFT en la red de Ethereum con sus activos.

Cada vez más accesibles

Aunque las memecoin suelen ser muy económicas en comparación al resto, con casos como el de Shiba Inu costando menos de 0,00005 euros, lo cierto es que la mayoría no se encontraba disponible en las principales plataformas de inversión hasta hace algunos meses, haciendo que muchos se toparan con barreras importantes al momento de comprar y vender.

Actualmente, gracias a que estos activos han tomado tanto la atención tanto de los entusiastas de las criptomonedas, como la de aquellos que se mantienen ajeno al mercado, gran parte de las plataformas de intercambio, servicios de corretaje y bots de inversión estarían comenzando a operar con estos activos.

Del mismo modo, empresas de todo el mundo estarían comenzando a aceptarlas como método de pago, ya que muchos ven una oportunidad de ingresos importante en su revalorización a corto plazo.

Puede que el mercado de las memecoin siga siendo incomprensible para muchos, sin embargo, esto no quiere decir que no seguirá creciendo con el pasar del tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA