No hay duda de que los productos de cannabis están teniendo su momento. Puedes encontrar CBD en todo, desde el cuidado de la piel hasta el café, y la gente está ansiosa por probar nuevas formas de consumir THC. Pero, ¿a qué se debe este repentino aumento de la popularidad? 

El efecto séquito

El sistema endocannabinoide se descubrió a mediados de la década de 1990, lo que dio lugar a nuevas investigaciones sobre los efectos de los cannabinoides. Los científicos han descubierto que todos los cannabinoides interactúan entre sí, afectando a los receptores CB1 y CB2 de forma diferente. El CBD y la tetrahidrocannabivarina (THCV) son antagonistas del THC, atenuando así su efecto. Además, cada cannabinoide afecta al cuerpo de forma diferente. Por ejemplo, el THC es conocido por sus propiedades psicoactivas, mientras que el CBD es conocido por sus propiedades antiinflamatorias. Con esta nueva investigación, los científicos están empezando a desvelar los posibles beneficios para la salud de los cannabinoides.

Es decir, que el perfil de cannabinoides es el responsable de los beneficios y otros efectos que pueda ofrecer un producto o variedad de Cannabis

El consumo de CBD y el THC juntos se cree que producen un efecto más potente que cualquiera de los dos cannabinoides por separado, un fenómeno conocido como efecto séquito. Esta es una de las razones por las que los productos de cannabis se están volviendo tan populares: la gente busca la forma de obtener el máximo beneficio por su dinero cuando se trata de cannabinoides.

Consumo de CBD

Lo mejor del CBD es que sus efectos secundarios son casi insignificantes en la gran mayoría de las personas. Por ello, las instituciones sanitarias permiten su venta legal como suplemento nutricional en la mayoría de los países desarrollados.

Miles de personas han descrito los beneficios que les ha reportado el consumo de CBD. Aunque la ciencia sigue investigando, el consumidor ha aceptado de buen grado estos nuevos productos, lo que es una buena señal respecto a los resultados que ofrece.

Las semillas de cannabis se han utilizado durante milenios. Desde las medicinas tradicionales hasta la ropa, los alimentos, las cuerdas y las velas de los barcos. Es una planta polifacética que en realidad lleva mucho tiempo con nosotros. Por lo tanto, sus derivados, como el aceite de CBD, no son sorprendentes. Al contrario, es normal que ya estemos aprovechando todas sus propiedades.

Tipos de productos con CBD

El aceite de CBD ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de diversas patologías. Sobre todo, las asociadas a la ansiedad y a los trastornos del sueño, como el insomnio. Además, tiene propiedades antiinflamatorias que lo hacen ideal para tratar dolores de distinto origen. Por ejemplo, las migrañas o los dolores menstruales. Incluso algunas afecciones de la piel se benefician de su uso regular, como el eczema o la psoriasis. Y todo ello sin producir los efectos psicoactivos propios del consumo de THC. 

Consumir aceite de CBD

Se puede consumir el aceite de CBD de varias formas. Las más comunes son por vía oral y por aplicación tópica

También hay otros métodos más innovadores como los parches transdérmicos o por vaporización. Cada uno de ellos tiene diferentes tiempos de absorción y diferentes efectos en el organismo. Por ello, es importante conocer cómo funciona cada uno antes de iniciar el tratamiento con aceite de CBD .

Las nuevas tendencias en productos CBD

Con el mercado de productos de CBD creciendo exponencialmente, los fabricantes están constantemente ideando nuevas e innovadoras formas de consumir CBD. Ahora hay una amplia gama de productos de CBD disponibles para satisfacer las necesidades de los consumidores: champú y geles de baño, alimentación, pasta de dientes y colutorios, bebidas, etc.

DEJA UNA RESPUESTA