3914Shares

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena tiene 73 años, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla tiene 74 años.

Si hacen el ejercicio de buscar los comentarios que se emiten a diario tanto en las redes sociales como en los artículos de prensa de algunos diarios encontrarán un argumento repetido hasta la náusea con el que sus detractores intentan desprestigiarla, aludir despectivamente a su edad.

La edad no es nada por sí misma. No es más que una cifra, un dato, un cálculo hecho a partir de la fecha de nacimiento de un ser humano. Decir que Manuela Carmena tiene 73 años es simplemente dar un dato.

Ahora bien, calificativos como “vieja” o “abuela” dejan de ser datos para ser comentarios mal intencionados que buscan minorar la valía de la alcaldesa.

El intentar desprestigiar a los políticos en España es casi ya un deporte olímpico que presenta una única dificultad, conseguir desprestigiarlos más aún de lo que lo hacen ellos solitos.

No deberían entonces llamar la atención los ataques que se vierten sobre Carmena utilizando como pretexto su edad ya que podrían englobarse dentro del catálogo que a nivel personal reciben a diario todos los políticos.

¿Qué tienen pues de especial estos comentarios en concreto? Que solo se los dedican a Manuela Carmena aun cuando hay otros políticos en activo de la misma edad que la suya.

Además del ya mencionado Miguel Ángel Revilla, encontramos otros ejemplos notables como el de Abel Caballero, alcalde de Vigo que ha cumplido ya los 71 años.

¿Por qué no se utiliza el argumento de la edad para atacar a estos dos políticos y sí se hace con Carmena de forma habitual?

Es evidente. Porque Manuela Carmena es una mujer y estos ataques tienen una componente enormemente machista.

A las mujeres no se nos perdona la edad igual que no se nos perdonan los kilos, la fealdad o los defectos físicos.

Da la sensación de que algunos de los que atacan a la alcaldesa no se sienten suficientemente seguros de la validez de sus críticas en el plano político (críticas que siempre son legítimas y necesarias) y necesitan complementarlas con críticas a algo que es imperdonable en una mujer, ¡qué no sea joven!

Bastante tienen algunos con admitir que una mujer sea la alcaldesa de la capital del Reino de España y que no sea de su misma cuerda ideológica como para no echarle en cara que no sea joven y guapa. ¡Faltaría más!

Personalmente creo que cuestionar la labor de los políticos es muy sano y necesario. En el caso de aquellos que estamos en medios de comunicación es de hecho una obligación. Pero cuestionar la labor de un político no tiene absolutamente nada que ver con cuestionar al político y menos con ese tufillo machista que desprende juzgar la edad o el aspecto físico de una mujer cuando no se hace lo mismo con sus compañeros hombres.

Mención especial merece el caso de los periodistas que se amparan en el argumento de la edad para justificar la presunta disminución de cualidades a la hora de gobernar una ciudad como Madrid. Son esos los mismos periodistas que se quedan sin huellas dactilares de teclear con el mayor de los ímpetus, páginas y páginas repletas de loas a todos los presidentes de las empresas del IBEX 35. A esos, muchos de ellos octogenarios, parece que las cualidades se les acentúan con los años.

Será que los años solo son cosa de Manuela Carmena y será también que servidora es una malpensada y ve machismo donde no lo hay.

O quizás, ¿será que es machismo?

 

 

 

3914Shares

1 Comentario

  1. Pero es que si Carmena tuviera rostro más juvenil y con imagen más femenina-atractiva, entonces se la tacharía de estar ahí para exhibirse. O sea, en todo caso, siendo mujer se la criticará por todo menos por la competencia en su cargo. Es machismo sin más y se ofrece en crudo; no precisa adiamentos.

Deja un comentario