Un juez de Paz de El Salvador postergó para la próxima semana la resolución sobre un proceso por evasión de impuestos que enfrenta el expresidente Mauricio Funes (2009-2014), asilado en Nicaragua, debido a que el acusado no envió representación legal a la sesión, informó este viernes el órgano Judicial.

La fuente precisó que el Juzgado Octavo de Paz de San Salvador tenía previsto realizar esta mañana una diligencia de notificación de los cargos, pero Funes no envío a ningún representante legal ni abogado de su parte.

Añadió que a raíz de esta situación, el juez titular decidió resolver las peticiones de la Fiscalía en una diligencia «con vista al requerimiento» ante un defensor público.

El Ministerio Público acusó el miércoles al expresidente de evadir impuestos en 2014 e incrementar su patrimonio sin justificación.

Según la institución, Funes no declaró en dicho año ingresos por 271.857 dólares, con lo que evadió un total de 85.157 dólares en impuestos.

El Ministerio Público pidió que el proceso avance a instrucción y que se emita una orden de captura contra el exmandatario, pese a que se encuentra asilado en Nicaragua y otras órdenes en procesos por corrupción no han prosperado.

Funes negó la acusación y aseguró, mediante sus redes sociales, que los ingresos que tuvo en 2014 «fueron justificados» durante un proceso civil que enfrentó en 2017, pero en el que fue condenado a restituir al Estado más de 419.000 dólares

La Corte Suprema de Justicia de El Salvador avaló el pasado 21 de marzo que se solicite al Gobierno de Nicaragua la extradición de Funes para que enfrente un proceso por supuestamente malversar más de 351 millones de dólares del presupuesto estatal.

Funes llegó al poder en 2009 con el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), partido cercano al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en el poder en Nicaragua.

El expresidente acusó a los jueces del Supremo de violar su derecho a la defensa al avalar que se solicite su extradición sin escuchar sus «argumentos».

El ex jefe de Estado también es procesado en otros tribunales por el supuesto pago de sobornos al ex fiscal general Luis Martínez para evitar investigaciones, malversar fondos de la construcción de una represa y revelar un documento secreto del Gobierno de Estados Unidos.

El presidente electo, Nayib Bukele, prometió este jueves que en «los primeros cien días» de su Gobierno, que comenzará el 1 de junio próximo, logrará que Funes sea llevado a El Salvador para que enfrente los procesos que tiene abiertos.