El PP está teniendo serias dificultades para completar sus listas municipales en Catalunya, Euskadi y Navarra. El partido ha obligado a las distintas delegaciones territoriales populares a enviar cartas a los militantes del partido invitándoles a que «rellenen» las candidaturas del 26 de mayo. Ante esta situación, se entiende que las bases están desmovilizadas y descontentas con la dirección y los votantes cada vez muestran más desafección por el partido.

Los militantes sólo tienen que rellenar un formulario, hacer una fotocopia del DNI y pasar por una sede del partido para sumarse a alguna de las listas municipales catalanas, vascas o navarras.

Los sondeos anticipan una situación desesperada para el PP en esas comunidades, y muy especialmente en Cataluña. Ni siquiera Josep Bou, candidato a la alcaldía de Barcelona, tiene asegurada su elección. Y es que el 2%-3% de voto que auguran las encuestas electorales para su candidatura queda muy lejos del 5% mínimo exigido para conseguir representación municipal.

Las listas municipales catalanas, vascas y navarras del PP no se han vaciado por la amenaza de la violencia nacionalista sino, según fuentes del partido, por el desapego de afiliados y simpatizantes con la nueva dirección de Pablo Casado.

Deja un comentario