La Diputación de Málaga, gobernada por el PP y Cs, ha aprobado el pliego de adjudicaciones técnicas para la adjudicación de la Escuela Taurina Provincial, con un presupuesto base de licitación de 480.000 euros, IVA incluido, para «la formación de profesionales taurinos y conocimiento de la fiesta de los toros al alumnado», según informa La Voz del Sur.

Los alumnos recibirán clase de un matador de toros y «deberá tener un mínimo de experiencia de tres años como profesor» y las prácticas se celebrarán durante el Certamen Internacional de Escuelas Taurinas de La Malagueta, así como en cuatro municipios de la provincia, según señala el medio.

Llama la atención esta noticia, ya de por sí cuestionable por llamar «escuela» a un lugar donde enseñan a hacer sufrir a animales, por que el Parlamento Europeo ha aprobado una enmienda para eliminar las subvenciones a la tauromaquia en la Política Agraria Común (PAC).

La enmienda aprobada dice, de forma concreta, lo siguiente: «De los pagos acoplados a la producción serán proporcionalmente excluidas las cabezas de ganado cuyo destino final sea la venta para actividades relacionadas con la tauromaquia, bien directamente vendidos o a través de intermediarios».

El respaldo a esta enmienda ha tenido lugar en el marco de la votación en la que el Parlamento Europeo ha fijado su posición para negociar la PAC con los Estados miembros.