La senadora del PP por Alicante, Adela Pedrosa, ha superado una línea roja de la ética y ha preguntado a la ministra de Igualdad, Irene Montero, “de mujer a mujer”, si “siente vergüenza por compartir su vida con un machista, o se siente humillada como compañera trabajo” de Pablo Iglesias.

Lo ha hecho durante la sesión de control al Gobierno celebrada esta tarde en el Senado, donde ha preguntado a Montero por el “agravante de género” por el que será investigado Iglesias en el Tribunal Supremo.

La senadora conservadora ha reclamado a Montero que explique si su Ministerio “va a investigar a Iglesias por violencia de género” y le ha recordado las campañas difundidas por su departamento para que las mujeres denuncien a los hombres que controlan su teléfono móvil: “Acosar o controlar a tu pareja usando el móvil es violencia de género”; “si tu chico te controla el móvil, cuéntalo”.

“¿Va a seguir defendiendo al vicepresidente en el machismo salvaje que desarrolla?, ¿está contenta con las formas machistas que utiliza?”, ha continuado preguntado a Montero.“Tenemos al macho alfa de la política acusado de machismo”, ha sentenciado Pedrosa.

La réplica de Montero ha sido clara y directa: «Me meto en la cama con quién me da la gana, y se lo digo con esta claridad porque puedo permitírmelo, pero hay millones de personas que por su orientación sexual o por ser mujeres y por sus legislaciones y por sus actitudes discriminatorias han tenido que ver frustrados sus proyectos vitales porque ustedes son unos intolerantes».

Sobre ello se ha pronunciado también el periodista y escritor Antonio Maestre, quien ha sido duro con la actitud de la senadora, indicado en su cuenta de Twitter que «la crispación política es eso donde te llaman hijo de la gran puta y la culpa la tienen los dos».