Este domingo, miles de seguidores del ultraderechista Jair Bolsonaro, ataviados con camisetas y banderas de Brasil, han asaltado las sedes del Congreso, de la Presidencia y del Tribunal Supremo, exigiendo una intervención militar para echar a Luiz Inácio Lula da Silva del poder, que tomó posesión hace una semana, y cuya legitimidad no reconocen.

Tras horas de actuación en los edificios, que han sufrido importantes destrozos, las fuerzas de seguridad han logrado recuperar el control y los bolsonaristas han ido desistiendo y abandonando poco a poco el lugar.

Según el Hospital de Brasilia, hay al menos 46 heridos, seis de ellos graves y dos intervenidos de urgencia, y centenares de detenidos.

El PP usa el asalto a las instituciones de poder de Brasil para atacar a Pedro Sánchez
El PP usa el asalto a las instituciones de poder de Brasil para atacar a Pedro Sánchez

El principal partido de la oposición (PP) enseguida ha reaccionado tras conocerse el asalto violento a las instituciones en Brasil. La secretaria general de los populares, Cuca Gamarra, ha sido una de las primeras en publicar un mensaje a través de redes sociales, en el que lejos de condenar los actos ha aprovechado para atacar al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

«Contigo, en España esto ahora es un simple desorden público…», ha escrito Gamarra en referencia a la eliminación del delito de sedición. Sin embargo, esas modificaciones no implican un cambio en el delito de rebelión, que sigue vigente en España y que castiga a quienes «se alzaren violentamente y públicamente para cualquiera de los fines siguientes», como «derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución» o «sustituir por otro el Gobierno de la nación». Para estas acciones se prevén penas de hasta 30 años de prisión.

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, se pronunciaba con un tuit en el que tampoco hacía ninguna referencia a Lula: «Manifestamos nuestro apoyo al pueblo brasileño y hacemos un llamamiento al inmediato restablecimiento del orden constitucional. No se puede ceder ante los populismos y la radicalidad, que intentan socavar el respeto a las instituciones, la democracia y las libertades públicas».

A continuación, Cuca Gamarra ha publicado otro tuit en el que afirmaba: «El golpismo no tiene cabida en ningún lugar. Recordemos lo frágiles que también son las democracias y la obligación de fortalecerlas y protegerlas».

Por su parte, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, también ha usado las redes sociales para manifestar su postura: «La democracia nunca está garantizada. Por eso es tan importante protegerla de sus enemigos con una legislación a la altura, que castigue duramente a sediciosos golpistas. Nuestra rotunda condena al asalto a las instituciones en Brasil»

Las palabras de la secretaria general de los populares han indignado al PSOE. El secretario de Organización del PSOE, Santos Cerdán, le contestó: «Cómo puedes tener tan poca vergüenza… Te sientes más cómoda atacando al Presidente que condenando el intento de golpe de estado!! No hay más preguntas, señoría!!!! Te autodefines».

Gamarra, así como el PP y otros miembros del partido condenaron posteriormente el asalto a las instituciones en Brasil, pero lejos de rectificar, desde la cuenta oficial del partido se hicieron eco del reproche de Gamarra al presidente del Gobierno.

Quien no se había manifestado a última hora de este domingo ha sido Vox, fuerza aliada de Bolsonaro y socia del PP en el Gobierno de Castilla y León, ni su líder Santiago Abascal.

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA