Desde que Vox anunció la pasada semana que su candidato a presidir la Generalitat valenciana en las próximas elecciones autonómicas será Carlos Flores Juberías no han cesado las informaciones sobre el pasado de este catedrático de Derecho Constitucional de la Universitat de València.

En 2002 al candidato de los ultras se le impuso una condena por violencia psíquica, coacciones, injurias y vejaciones hacia su expareja y madre de sus hijos por la Audiencia Provincial de Valencia.

Según ha publicado el diario valenciano Levante EMV, Flores Juberías llegó a perseguir hasta en 21 ocasiones a su expareja, profiriendo toda clase de insultos y amenazas tanto a ella como a su padre, incluso delante de los tres hijos que el matrimonio tiene en común.

El PP valenciano, contra las cuerdas por el candidato de Vox condenado por violencia machista / Imagen: Valencia Plaza
El PP valenciano, contra las cuerdas por el candidato de Vox condenado por violencia machista / Imagen: Valencia Plaza

El candidato por el partido de ultraderecha fue condenado a un año de cárcel e inhabilitación de su cargo profesional, además de que se le prohibió acercarse a su exmujer durante tres años.

Ahora, habiendo pasado dos décadas del episodio de violencia machista, el líder valenciano de Vox asegura que carece de antecedentes penales de ningún tipo y señala que en cualquier caso «corresponden a la esfera privada» y que «carecen de relevancia política».

Estos sucesos no han sido suficientes para que Vox, que niega la violencia machista, busque otro candidato y han cerrado filas afirmando que ya conocían estos hechos antes de su nombramiento.

Sin embargo, el caso no solo salpica a la extrema derecha, sino también al Partido Popular. Concretamente, los populares se han visto afectados por dos motivos: en primer lugar, porque cualquier aspiración electoral del PP valenciano, tal y como reflejan todas las encuestas, pasa por un pacto con la extrema derecha, al igual que ha ocurrido en Castilla y León.

Y en segundo lugar, Flores Juberías no es solo el candidato de Vox a la presidencia de la Generalitat, sino que también es miembro del Consell de Transparencia por el propio PP, que lo eligió en el año 2016.

Ana Barceló, síndica del PSPV-PSOE, ha exigido al presidente de la Comunitat Valenciana, Carlos Mazón, explicaciones inmediatas. Además, lamenta que «el PP mantiene a un condenado por violencia machista en el Consell de Transparencia y, además, no se pronuncia una vez se ha conocido este escándalo ni toma ningún tipo de medida»

«Estas actitudes no son propias del principal partido de la oposición y de una formación que pretende ser la alternativa de gobierno», ha añadido.

Sobre esta actitud del PP, también se ha pronunciado el presidente de la Generalitat, Ximo Puig: «Tanto la derecha como la extrema derecha deben condenar siempre esta situación y deben estar absolutamente atentos a quiénes son sus compañeros de viaje».

Además, considera que «la derecha» del PP debe «condenar» la actitud del candidato de Vox, y su partido, el PSPV-PSOE, ha pedido al PP que aparte a Flores Juberías del puesto de vocal del Consell de Transparencia.

DEJA UNA RESPUESTA