Una avanzada técnica contra el cáncer no se implantará en la sanidad el pública ya que tanto PP como Ciudadanos han rechazado una enmienda de Podemos a los presupuestos para financiar con 21 millones de euros la creación de un centro de prontoterapia, según ha adelantado El Diario.

Los conservadores consideran que la adquisición de «aceleradores lineales para el tratamiento de radioterapia» es suficiente por el momento. Lo curioso es que las trece máquinas de radioterapia fueron financiadas a través de un donativo de la Fundación Amancio Ortega, dueño de Inditex, por valor de 46 millones de euros. Esta cuantía se enmarca dentro de los 320 millones de euros que Ortega anunció en marzo de 2017 que donaría a la sanidad pública para el tratamiento del cáncer.

Otro de los motivos que alega el PP para el rechazo de esta iniciativa es que es necesaria la creación de una instalación aislada y con espacio suficiente y que, además, requiere la aprobación del Consejo de Seguridad Nuclear.

Ciudadanos justifica que gracias a la acción de su grupo se ha «aumentado el presupuesto en 817 millones de euros desde 2015 y Podemos y PSOE han votado en contra».

No es la primera vez que la derecha se junta en Madrid en contra de la sanidad pública. El año pasado ambos partidos rechazaron una enmienda para aumentar el presupuesto para personal en urgencias de seis hospitales.

En cambio, la empresa privada Quirónsalud prepara su aplicación en un centro en Pozuelo de Alarcón. El grupo Quirón no será el único en ofrecer este servicio, la sede en Madrid de la Clínica Universitaria de Navarra, -inaugurada este año por la expresidenta Cristina Cifuentes- también ofrecerá esta terapia a partir de 2020.

¿Qué es la Prontoterapia?

La prontoterapia utiliza la emisión de protones sobre el tejido localizado de forma mucho más selectiva que con la convencional de rayos X. Los protones son partículas de carga positiva que se localizan en el centro del núcleo del átomo. Estas partículas, que se obtienen de la separación de un átomo de hidrogeno de su electrón, son emitidas hacia el tumor transmiten energía a los electrones produciendo que un fenómeno ionizante que causa daño a nivel del ADN de las células cancerosos preseleccionadas., produciendo que esas células pierdan sus funciones específicas entra las que nos encontramos: multiplicarse y dividirse.

Una de las peculiaridades de esta emisión es que no destruye al momento las células, si no que les produces daños estas células son incapaces de regenerar y acaban muriendo.

En comparación con la terapia de radiación X, además de las ventajas mencionadas, nos encontramos con:

  • La radiación con fotones produce alta energía que ioniza los cromosomas de forma que la muerte celular es posible. También se genera una radiación dispersa que produce daños tanto en tejido tanto sano como enfermo.
  • La radiación con protones  libera la energía de golpe, de forma homogénea y centrándose en el tejido enfermo de forma que el tejido sano recibe poca radiación ya que esta terapia permite que se ajuste la radiación mucho más produciendo un margen de error de un milímetro. Puede actuar sobre tumores localizados en zonas sensibles o en zonas difíciles de alcanzar, como por ejemplo, tumores localizados en zonas próximas a órganos vitales, esfínteres, etc. donde la precisión es mucho más importante por la relevancia de la funcionalidad.
  • La radiación X utiliza siempre la misma potencia de radiación predeterminada, mientras que la radiación con protones permite iniciar la terapia a bajas dosis hasta llegar a la zona de actuación donde se comenzará la irradiación a potentes dosis, lo que permite mayor eficacia del tratamiento de forma que el tejido sano se conserve intacto y el tejido tumoroso quede dañado ala máximo.
  • La prontoterapia permite una recuperación más rápida por la baja actuación sobre el tejido sano.

Deja un comentario