La Asamblea de Madrid no ha podido condenar como institución el lanzamiento de una granada este miércoles en el centro de Primera Acogida de Hortaleza ya que PP y Vox así lo han impedido.

El posicionamiento unánime propuesto por Unidas Podemos era sencillo: condenar «el atentado sufrido» por la institución y también los «discursos de odio de quienes criminalizan y señalan a los más vulnerables» de la región.

Vídeo Recomendado:

Más Madrid había propuesto a todos los grupos parlamentarios que se lea en el Pleno de este jueves una declaración institucional ante lo que califican como “ataque terrorista” en el centro de menores extranjeros no acompañados en Hortaleza.

“La protección a la infancia, venga del país que venga, es un principio que atraviesa nuestras sociedades y que debe ser garantizado por los poderes públicos. Por ello los derechos de los menores que viven en este y otros centros de la Comunidad, como la del resto de niños, están recogidos por la Convención de los derechos del niño aprobada por las Naciones Unidas y por nuestra legislación”, han sostenido desde las filas de Más Madrid.

En su cuenta de Twitter, Isa Serra cree que la “criminalización hacia los niños migrantes no acompañados” tiene estos efectos. “Qué asco y qué impotencia. Monasterio, la que les señala, es responsable”, ha lanzado.

La posición de PP y Vox

La razón por no condenar esta situación del Partido Popular es que, según ellos, la declaración incurre «en juicios de valor cuando lo que piden los trabajadores es no hacer uso partidista de esto». «Nuestra máxima condena, pero también máxima prudencia. No puede ser que la policía traslade que hay varias líneas abiertas y tengamos un ministro del Interior que trata de incendiar el debate responsabilizando a determinados partidos políticos», ha explicado Alfonso Serrano, el portavoz parlamentario del PP.

La versión del partido de extrema derecha Vox es llamativa, pues indica que no se arrepiente de haber centrado su campaña electoral en centros de menores como el de Hortaleza y, por el contrario, ha presentado a su formación, Vox, como una víctima del «discurso del odio». «Vox nunca se arrepiente de dar voz a los españoles […] Lo que es un delito de odio es un ministro, como el del Interior, lanzando a los medios a un partido», ha dicho la portavoz. Fernando Grande-Marlaska vinculó este martes el episodio de Hortaleza, cuya autoría aún no se ha esclarecido aunque los primeros indicios apuntan a que se lanzó desde fuera del recinto, a los «discursos de odio e intolerancia».

Monasterio ha aprovechado y ha pedido incluso a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, un desglose «por nacionalidades» de los expedientes abiertos a los chicos y chicas residentes por «conductas contrarias a la convivencia». El grupo de Más Madrid ha abandonado el hemiciclo cuando ha tomado la palabra en señal de protesta.