El Parlamento Europeo ha apartado al laborista británico Claude Moraes de la negociación de la reforma para eximir de visados a los británicos en caso de un Brexit sin acuerdo, después de que el Partido Popular Europeo (PPE) y Socialistas y Demócratas (S&D) hayan forzado su relevo para allanar un acuerdo en el que los Veintiocho, a instancias de España, quieren que Gibraltar figure como «colonia» británica.

La decisión se ha tomado en una reunión de los coordinadores de los grupos políticos en la comisión de Libertades, Justicia e Interior (LIBE), en la que ‘populares’ y socialistas han votado a favor de apartar a Moraes y han justificado su posición en la «urgencia» de cerrar esta medida de contingencia esta misma semana, ante el riesgo de un Brexit caótico el próximo 12 de abril.

PPE y S&D suman una mayoría suficiente que se ha impuesto al resto de grupos que, a excepción de la abstención de los Liberales, han votado en contra, según han informado fuentes conocedoras de la reunión. El eurodiputado apartado, que también es el presidente de LIBE, ha declinado estar presente en la reunión.

En un comunicado difundido poco después de su cese, Moraes ha criticado la «enorme presión de políticos y prensa españoles» en este caso y dice haber resistido el «acoso» al que considera que se ha sometido tanto al Parlamento europeo como al estatus de Gibraltar.

«No estaba preparado para ver a España tomar como rehén este caso en el Consejo, con un anejo que describe legalmente Gibraltar como una colonia. Es un abuso de nuestros deberes legislativos», ha censurado el laborista.

También ha subrayado que en las rondas de negociación defendió en todo momento la posición que le asignó LIBE, acotado en un mandato adoptado por la «unanimidad» de los eurodiputados, con el apoyo incluido de los representantes españoles.

En una entrevista al diario ‘The Guardian’ el pasado martes, Moraes sí alertaba que de prosperar una redacción de la norma en la que Gibraltar fuera descrita como «colonia» se abriría la puerta a que España «iniciara estas reclamaciones en el Derecho internacional».

NUEVA RONDA DE NEGOCIACIÓN EL MARTES

La decisión tiene carácter inmediato, por lo que Moraes ya no estará este martes en la mesa de negociación, en el que será el sexto encuentro entre Consejo y Parlamento Europeo para tratar de superar el bloqueo. Le sustituirá el vicepresidente búlgaro de la comisión europarlamentaria LIBE, el también socialista Sergei Stanishev.

La destitución de Moraes se produce una semana después de que el presidente del Parlamento Europeo, el conservador italiano Antonio Tajani, se reuniera en privado con él para buscar una solución.

Tajani sugirió entonces que los diputados británicos «no asuman responsabilidades» en las últimas semanas previas al Brexit, indicaron a Europa Press fuentes parlamentarias.

La reforma del reglamento de visados, cuyos cambios suelen dirimirse de manera casi «automática», lleva bloqueada desde hace meses, porque los negociadores de la Eurocámara no aceptan la redacción que acordaron los Veintiocho a instancias de España y que define Gibraltar como una «colonia».

Para el Gobierno español, ese rechazo tiene que ver con que el negociador del Parlamento es un británico. Varios eurodiputados españoles también han defendido ese argumento, aunque hasta ahora ningún otro eurodiputado de otra nacionalidad se había sumado en los debates públicos a estas posiciones.

GOLPE PARA EL PE, SEGÚN EURODIPUTADOS

Aunque no ha trascendido cuál será la posición que defienda Stanishev en la negociación del martes, se da por hecho que supondrá poner fin a las reservas de la Eurocámara a la redacción que exigen los gobiernos europeos.

La referencia a Gibraltar como colonia británica es una reivindicación de España que quiere dejar claro en los textos europeos que la situación jurídica del territorio cuando se produzca el Brexit, y deje por tanto de aplicarse el Derecho europeo, deberá de volver a enmarcarse dentro de las resoluciones de Naciones Unidas.

En cualquier caso, fuentes europeas señalaron a principios de mes que se trata de una nota cuya función es «aclarar» una situación ya conocida, en línea con la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la UE y que «no altera en nada» el estatus del Peñón con respecto a la UE, que en sus Tratados se refiere a Gibraltar como «un territorio europeo cuyas relaciones exteriores son asumidas por una Estado miembro».

Para algunos de los eurodiputados de LIBE, sin embargo, la decisión de apartar a Moraes sienta un grave precedente porque supone aceptar que el presidente de la institución o incluso el Consejo, que es colegislador, pueda influir en su mandato para favorecer cambios. «Es inadmisible», dijo una eurodiputada bajo condición de anonimato.

Este movimiento tampoco gusta a la institución, según fuentes consultadas por Europa Press, aunque era consciente de la necesidad de buscar soluciones al bloqueo.

Para otro de los eurodiputados integrante del equipo negociador de LIBE, el liberal Petr Jezec, ha tachado de «escandalosa» la decisión de destituir a Moraes «únicamente por su nacionalidad» y ha asegurado que la Eurocámara se ha pegado «un tiro en el pie» por ceder a las presiones para relevar a su jefe negociador.

Jezec, además, ha defendido la labor de Moraes y ha asegurado que si este cambio supone ceder también para admitir la redacción que defiende España será un «tiro en la cabeza» para la institución que representan.

«Esto supondría que el Parlamento no es necesario para redactar la legislación, que puede ser abolido y que el Consejo podría decidir por él mismo sobre la legislación europea», ha criticado Jezec en un comunicado.