La propuesta se la entregaron a Guterres la presidenta del Parlacen, la salvadoreña Irma Amaya, y el presidente de la Conferencia Eurocentroamericana, el español David Balsa, según ha informado esta organización.

La propuesta, llamada “Opción 20/20”, supondría una ampliación del Consejo de Seguridad desde los 15 miembros actuales a 40 miembros, de manera que habría 20 miembros permanentes y otros 20 que rotarían cada dos años, como en la actualidad.

De este modo, se mantendría la proporción que el Consejo de Seguridad acoja a un 20 por ciento de los países miembros de la ONU, la misma proporción que cuando se creó la organización en 1945. La reforma se planteará y votará en 2020.

Además, propone mantener la actual posibilidad de veto pero sería preciso que fuese respaldado por al menos cuatro miembros permanentes y cuatro no permanentes.

Para sus promotores, la presencia de España como miembro permanente se justifica en que es la undécima economía del planeta y uno de los países líderes de la comunidad iberoamericana, que suma 700 millones de habitantes. También habría asientos permanentes para México, uno para Centroamérica y Caribe y dos para Suramérica.

El pasado mes de enero, Irma Amaya y David Balsa hicieron una visita de trabajo a España y fueron recibidos por el Rey Felipe VI y por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Deja un comentario