Este miércoles, el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, ha acusado al diputado de Vox Hermann Tertsch de falsear la historia y ha advertido a Vox que no permitirá que, bajo el amparo de la libertad de expresión, se pretenda «ninguna glorificación de ninguna dictadura».

«El Gobierno de la República española, legítimo, constitucional y democráticamente escogido fue derribado por un golpe de estado. Quien dirigió aquel alzamiento, el general Franco, fue un dictador y su régimen practicó la persecución y la eliminación sistemática de los adversarios políticos. Acusar a los partidos que apoyaron aquel gobierno de ‘destruir la democracia y las libertades’ no es opinable, es una falsificación de la historia”, ha respondido Sassoli en alusión a la campaña lanzada por el eurodiputado de Vox Hermann Tertsch contra el proyecto de Ley de Memoria Democrática del Gobierno español.

Además ha advertido que es una «falsificación de la historia» afirmar que los partidos que apoyaron al gobierno de la República «destruyeron la democracia y las libertades». «Cuenten, en consecuencia, con mi compromiso con la defensa de la libertad de expresión de todos y cada uno de los miembros de esta casa, así como con la seguridad de que en el ejercicio de la misma no cabe la glorificación de ninguna dictadura», ha añadido el presidente del Parlamento Europeo.

Hace unas semanas, Tertsch enviaba a todos los eurodiputados un correo electrónico lleno de inexactitudes y falsedades sobre el anteproyecto de ley de Memoria Democrática. Según el eurodiputado de Vox, «se trata de un anteproyecto de ley basado en una clara y muy peligrosa construcción ideológica comunista, en la que el gobierno español pretende satisfacer sus intereses actuales concibiendo el pasado nacional como algo puramente estratégico para sus fines políticos e ideológicos».

Después, el polémico eurodiputado intentaba «convencer» a Europa de que el Gobierno pretende difundir «una versión ideológica reconstruida del pasado y de la Historia de España. Es la versión del Frente Popular, el Gobierno liderado por los comunistas que perdió una guerra civil tras secuestrar y destruir la democracia».

Además llamaba a “proteger la Santa Cruz del Valle de los Caídos” y comparaba la supuesta “profanación” de la tumba del general Franco con la supuesta “persecución de los cristianos” en los años treinta del siglo XX, cuando supuestamente “socialistas, comunistas y anarquistas en España asesinaron a más de 12.000 sacerdotes y monjas, decenas de obispos y altos clérigos”.

Finalmente pedía al Parlamento Europeo que se dirigiese al «gobierno de izquierda radical en España» para que «deje de intentar imponer los mitos y mentiras del comunismo como verdad oficial y ponga fin a su intento de reprimir la verdad y de iniciar el enjuiciamiento judicial de los hechos históricos».

Como consecuencia de aquel mensaje del eurodiputado de Vox, el grupo de Memoria Histórica del Parlamento Europeo envió una carta al presidente de la institución, David Sassoli, en la que mostraban su «absoluto rechazo al mensaje franquista publicado la semana pasada por el eurodiputado Hermann Tertsch, del partido de extrema derecha y neofranquista Vox», un texto que «no cumple con el acervo comunitario sobre memoria democrática y protección de víctimas y que proviene de un partido que no condena el franquismo, que participa en actos de glorificación y banalización de esta dictadura».

«El mensaje enviado la semana pasada sería castigado como delito en Alemania o Italia si se refiriera a Hitler o Mussolini», advertían los eurodiputados integrantes del grupo de Memoria Histórica del Parlamento Europeo en la carta enviada a Sassoli.

Además, el grupo de Memoria Histórica denunciaba que en España “el neofranquismo opera con total impunidad” y que este es uno de los aspectos que el nuevo borrador de la Ley de la Memoria Democrática, criticado por el eurodiputado Hermann Terstch, pretende corregir.

Por su parte, Sassoli se ha comprometido a promover una cultura común de la memoria histórica que rechace los crímenes de los regímenes fascistas y estalinistas y de otros regímenes totalitarios y autoritarios del pasado.