La renegociación del Tratado de Itaipú, que regula la gestión de la central hidroeléctrica compartida entre Paraguay y Brasil, se llevará a cabo personalmente entre los mandatarios de ambos países, informó el titular de Exteriores paraguayo, Luis Alberto Castiglioni.

Así lo aseguró el canciller a los medios, a su llegada al aeropuerto internacional Silvio Pettirossi de Asunción procedente de Brasilia, donde participó este martes en la visita de Estado del mandatario, Mario Abdo Benítez, al país vecino, donde fue recibido con honores por su homólogo, Jair Bolsonaro.

La renegociación del Anexo C de dicho tratado, que vence en 2023, es uno de los principales temas abordados por ambos mandatarios en la capital brasileña y, según Castiglioni, las conversaciones acordaron que las conversaciones «se hagan entre las altas partes, entre presidentes y cancillerías».

El Anexo C obliga a Paraguay a vender, a Brasil y a precio de coste, los excedentes del 50 % de la energía generada que le corresponde y, a ese respecto, el ministro afirmó que regresan «con la convicción de que la renegociación tiene que dar una justicia para los dos lados».

Con ese objetivo, Paraguay ha preparado un equipo de expertos que tendrá entre sus asesores al economista estadounidense Jeffrey Sachs, y este martes se instauró la comisión especial de Renegociación del Tratado de Itaipú en el Senado paraguayo, que será la encargada del estudio, seguimiento y control de las negociaciones y, en la que los senadores miembros podrán proponer propuestas referentes a la cuestión.

Dichas propuestas serán remitidas a las autoridades paraguayas de la Entidad Binacional que deberán responder sobre las mismas en la propia comisión, según un comunicado de la Cámara Alta.

Castiglioni también se refirió a otro de los principales temas abordados en la reunión bilateral: la revocación del estatus de refugiados que Brasil concedió a tres ciudadanos paraguayos pedidos en extradición, por el secuestro de la esposa de un empresario en 2001.

Se trata de Juan Arrom, Anuncio Martí y Víctor Colmán, exdirigentes del izquierdista Partido Patria Libre.

Si bien Castiglioni reconoció que la decisión depende de la Comisión Nacional de Refugiados (Conare), aseguró que «la última palabra la tiene el ministro de Justicia», por lo que «tenemos muchas esperanzas, ahora fundadas, de que va a levantar el estatus».

Además celebró las palabras de Bolsonaro, que aseguró a Abdo Benñitez que Brasil «no dará asilo a terroristas o a cualquier otro bandido preso o refugiado político».

En la declaración conjunta difundida tras el encuentro, Abdo Benítez y Bolsonaro reafirmaron, además, su apoyo al jefe de la Asamblea Nacional venezolana y autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, «en su proceso de transición rumbo al restablecimiento de la democracia».

Ambos presidentes acordaron encontrarse otra vez este mismo año, pero en la región limítrofe y, como dijo Abdo Benítez, para «dar la palada inicial» en las obras de uno de los nuevos puentes que serán construidos en la frontera entre ambos países.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario