Primera condena por la quiebra de Banco de Valencia. La Audiencia Nacional ha condenado al ex consejero delegado de la antigua filial de Bancaja, Domingo Parra, a un año y siete meses de prisión por administración desleal continuada en los préstamos a la sociedad, Pegoliva, a la que estaba ligado económica como personalmente.

Parra llegó a un pacto con la Fiscalía para reconocer su culpabilidad a cambio de una rebaja de la pena de 3 años a 19 meses. Devolvió para ello 330.000 euros del perjuicio causado. El juez José María Vázquez Honrubia le aplica así las atenuantes de reparación parcial del daño y de confesión tardía, y condena de forma subsidiaria a Pegoliva y sus administradores, la familia Pons (los hermanos Salvador, Juan José e Isabel) como partícipes a título lucrativo.

Todos ellos tendrán que abonar casi 200.000 euros al Fondo de Reestructuración (Frob), cuyo letrado, Carlos Gómez Jara, inició el proceso tras una investigación conjunta con KPMG.Según explica el magistrado, el ex consejero delegado realizó «unilateralmente y en perjuicio de los intereses de la entidad bancaria» disposiciones de fondos por encima de lo estipulado y en contra de los criterios del departamento de riesgos», tal como sostenía Anticorrupción en su escrito.

“Domingo Parra realizó unilateralmente y en perjuicio de los intereses de la entidad bancaria disposiciones de fondos por encima de los estipulado y en contra de los criterios del Departamento de Riesgos, así como autorizó personalmente un préstamo ICO prescindiendo de las garantías personales exigidas por el citado Departamento que hubieran posibilitado su recobro, en claro detrimento de los intereses del Banco de Valencia”, expone la sentencia. Añade que tanto el préstamo inicial como el préstamo ICO quedaron impagados.

Indica el magistrado que tanto Domingo Parra como su mujer, ya fallecida, estaban vinculados económicamente con las sociedades que finamente se beneficiaron de los fondos obtenidos mediante este préstamo (Edioliva Promociones SL y Mapose SL) y, mantenían una relación de amistad previa a los hechos con la familia Pons Sivera, propietarios de la sociedad prestataria Pegoliva SL.

Esta primera condena por Banco de Valencia coincide en el día en el que los dos antiguos responsables de Catalunya Caixa han sido absueltos por subirse el sueldo en medio de la crisis. Todavía hay diversas sentencias pendientes en el caso de la entidad valenciana, con varios juicios en marcha en los que el Frob pide penas de cárcel de más de 300 años.

Deja un comentario