Las 23 trabajadoras que atienden las llamadas de miles de mujeres al año no saben aún si continuarán dando el servicio, o si se les van a mantener sus condiciones laborales.

Esta situación inadmisible es consecuencia de la pésima gestión del concurso por parte de la Secretaría de Estado de Asuntos Sociales e Igualdad, que ya tuvo que retrasar su convocatoria por incluir la prestación de servicios que no estaban relacionados con la violencia de género.

Los recortes en la dotación de recursos para la lucha contra la violencia machista han convertido al servicio del 016 en una ‘patata caliente’ por la que ninguna empresa del sector del Contact Center está dispuesta a pujar. Ahora ATENZIA, la una única empresa concursante y que se dedica a la multiasistencia, no quiere firmar el contrato público de adjudicación del servicio. Nadie sabe qué va a ocurrir a partir del día 13, si el teléfono quedará desatendido o si el servicio se prestará con nuevo personal, falto de experiencia y formación.

El sindicato CCOO ve la actuación de ATENZIA como un chantaje a la Administración, ya que sabiéndose única candidata, está presionando para conseguir una subida presupuestaria que tampoco aseguraría la continuidad de las trabajadoras ni la calidad del servicio. Ante esta situación, la respuesta debe ser contundente.

El sindicato exige que el nuevo Gobierno y su nueva responsable de Igualdad de Género “tomen una decisión urgente que de ninguna manera puede pasar por suspender el servicio y dejar desatendidas a las miles de mujeres que lo utilizan para denunciar a sus maltratadores o para pedir ayuda cuando se sienten en peligro“.

Deja un comentario