El príncipe Harry ha tomado acciones legales contra el Gobierno británico por su decisión de retirarle la protección policial cuando está en el Reino Unido y de no permitirle pagar personalmente por ella.

El duque de Sussex y su esposa Meghan perdieron su protección policial las 24 horas del día en el Reino Unido tras decidir renunciar a sus obligaciones reales y a la financiación pública en 2020. La pareja vive actualmente en California con sus hijos Archie y Lilibet.

Según un representante legal de Harry, el príncipe no se siente seguro en el Reino Unido y, por tanto, «no puede volver a su hogar» con su mujer y sus hijos. En el verano de 2021, el coche en que viajaba el nieto de la reina Isabel II fue perseguido por los paparazzi cuando salía de un evento benéfico en el que, alegan, su seguridad se vio comprometida debido a la falta de protección policial.

El príncipe Harry recurre a la justicia para recuperar su protección policial en Reino Unido / Imagen: AP
El príncipe Harry recurre a la justicia para recuperar su protección policial en Reino Unido / Imagen: AP

Además, según el representante «Reino Unido siempre será el hogar del príncipe Harry y un país en el que quiere que su mujer y sus hijos se sientan seguros. Con la falta de protección policial, existe un riesgo demasiado grande”.

A juicio de su abogado, el equipo de seguridad de los duques de Sussex en EEUU “no puede reproducir la necesaria protección policial que se necesita mientras están en el Reino Unido”. Asimismo, alega que otras personas que han dejado un cargo público en Reino Unido todavía reciben protección policial en el país y acusa al proceso detrás de estas decisiones de haber sido opaco e inconsistente y no considerar todos los riesgos.

El duque de Sussex acusa a la prensa del fallecimiento de su madre

El príncipe Harry siempre se ha mostrado muy preocupado por el riesgo que sufre su familia en el Reino Unido y acusa directamente a la persecución de la prensa de haber propiciado los problemas que sufrió su difunta madre, Diana de Gales.

«Harry heredó un riesgo de seguridad al nacer, de por vida. Sigue siendo el sexto en la línea de sucesión al trono, cumplió dos períodos de servicio de combate en Afganistán y, en los últimos años, su familia ha sido objeto de amenazas neonazis y extremistas bien documentadas». “Si bien su rol dentro de la institución ha cambiado, su perfil como miembro de la Familia Real no lo ha hecho. Tampoco la amenaza para él y su familia», ha señalado su representante legal.

La última visita del príncipe Harry a su país natal fue el pasado verano, para la inauguración de una estatua en recuerdo a su madre Diana, fallecida en París en 1997 en un accidente de coche tras huir de los paparazzi, por tanto, su hija Lilibet, de siete meses, todavía no conoce a su bisabuela Isabel II ni a su abuelo, el príncipe Carlos.

Un portavoz del gobierno señaló que el sistema de protección de personalidades era «riguroso y proporcionado» y no quiso dar detalles sobre este caso.

DEJA UNA RESPUESTA