En la Comunidad de Madrid, las agresiones a profesionales sanitarios se han convertido en una triste realidad que persiste tanto en la legislatura pasada como en la actual. Según informó esta semana el diario Público y ha confirmado ElPlural.com, dos Puntos de Atención Continuada (PAC) fueron víctimas de ataques durante la semana del 9 de octubre.

El primer incidente tuvo lugar en Villa del Prado, cuando en la madrugada del 12 de octubre un hombre arrojó piedras contra la puerta del centro después de haber expresado su insatisfacción con el servicio unas horas antes. Fuentes cercanas al lugar informaron que se trata de una persona «recurrente» que causa problemas casi a diario.

El segundo ataque ocurrió en Veredillas, un centro que en ese momento carecía de servicio médico, lo que impidió llevar a cabo actividades profesionales como diagnosticar o recetar medicamentos. Un usuario confrontó a los trabajadores y rompió un cristal con la tapa de una papelera. En este caso, el agresor portaba un cuchillo, aunque afortunadamente no llegó a utilizarlo.

Profesionales sanitarios en peligro: las agresiones persisten en el Madrid de Ayuso
Profesionales sanitarios en peligro: las agresiones persisten en el Madrid de Ayuso

La Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts), el sindicato médico mayoritario en la Comunidad de Madrid, ha destacado que el primer responsable de cualquier agresión es es aquel que la perpetra, pero señalan que muchas de estas situaciones podrían evitarse.

Argumentan que el discurso político que asegura que la gestión sanitaria es adecuada no se ajusta a la realidad, ya que la falta de medios y la falta de seguridad contribuyen a crear tensiones que pueden desencadenar estos problemas.

Ángela Hernández, líder sindical de Amyts, ha enfatizado la necesidad de medidas de seguridad en todos los centros sanitarios, incluidos los PAC. Propone soluciones como dotar adecuadamente estos centros y educar a la población sobre los niveles de atención disponibles y cómo utilizar los servicios de urgencias. Mientras estas medidas se implementan, subraya la importancia de proteger a los profesionales y pacientes y de tener una tolerancia cero hacia las agresiones.

Ángel Bayo, responsable de los PAC en Amyts, ha destacado la falta de recursos y personal en estos centros. Señala que esta falta de recursos conduce a situaciones de irritabilidad y agrega que las agresiones y las tensiones son constantes en estos entornos.

Este problema no es nuevo en Madrid y ha sido evidente en situaciones anteriores, como en el caso del centro sanitario 24 horas de Guadarrama el año pasado. Una mujer fue agredida por tardar en imprimir una receta mientras los profesionales luchaban por hacer frente a la demanda después de la reapertura de los servicios de urgencias de Atención Primaria. La falta de planificación y recursos en ese momento contribuyó a la tensa situación.

Los datos son claros: las agresiones a profesionales sanitarios han aumentado en la última década. En 2022, se registraron hasta 36 notificaciones diarias de violencia verbal o física contra los profesionales en el Sistema Nacional de Salud. Comparado con 2021, las denuncias han aumentado en un 20% y casi un 60% en comparación con 2017.

Este aumento alarmante de agresiones a profesionales sanitarios subraya la necesidad urgente de medidas preventivas y educativas. Garantizar la seguridad en los centros sanitarios y fomentar el respeto hacia los trabajadores de la salud son pasos cruciales para abordar este problema creciente y proteger a aquellos que están en la primera línea de la atención médica en Madrid y en toda España.

DEJA UNA RESPUESTA