Varios miles de personas salieron este sábado a las calles de Podgorica para protestar contra las autoridades de Montenegro, a la que acusan de corrupción política, informó la agencia montenegrina Mina.

«¡Resiste!» es el lema de ésta y otras manifestaciones similares que desde el pasado mes organiza un grupo de activistas, apoyado por los partidos de la oposición.

«Nosotros somos el Estado» y «Dimisiones» fueron los eslóganes más oídos en la marcha por la ciudad, que pasó delante de diversas sedes del Gobierno.

Los manifestantes exigen las dimisiones del presidente del país, Milo Djukanovic, y del primer ministro, Dusko Markovic, así como de los principales fiscales.

Además, piden una investigación sobre una supuesta financiación ilegal de las campañas electorales del gobernante Partido Democrático de los Socialistas (DPS).

Al inicio del desfile, los diputados parlamentarios opositores firmaron un «acuerdo sobre el futuro», que pide la formación de un gobierno transitorio que prepare las condiciones para elecciones «justas».

Recientemente, la fiscalía lanzó una investigación contra un alto cargo del DPS porque supuestamente recibió decenas de miles de euros de un hombre de negocios para la financiación de la campaña para las elecciones parlamentarias de 2016.

Encabezado por Djukanovic, el DPS, que domina la escena política de Montenegro desde hace casi tres décadas, acusa a la oposición de recurrir a la calle para llegar al poder.

Montenegro, pequeño país de 620.000 habitantes, es miembro de la OTAN desde 2017 y negocia el ingreso en la Unión Europea (UE) con la ambición de lograr ese objetivo en la próxima década.