Próxima estación Elecciones europeas: las políticas que necesitamos

Inés Jordana (SEO/BirdLife) y Celsa Peiteado (WWF España)


La atención de la opinión pública se centra estos días en el resultado de las elecciones generales. También se habla de las autonómicas y locales, como intento de contrapeso a las primeras. Sin embargo, hay otras elecciones previstas para ese mismo día en mayo, normalmente infravaloradas en el imaginario común, pero de gran calado por su profunda influencia sobre temas hoy fuera de los debates, las elecciones al Parlamente Europeo (PE). Cada cinco años los ciudadanos de la Unión Europea elegimos a quienes nos representarán en esta institución que toma importantes decisiones para nuestro día a día. Hombres y mujeres que deciden sobre los presupuestos de la Unión y sobre cuestiones como el uso de plásticos desechables, el acceso al agua potable, el empleo de antibióticos veterinarios, la conservación del medio ambiente o el tipo de sistema alimentario que condicionará los alimentos en nuestros platos.

El o la Eurodiputada que ocupa cada asiento del hemiciclo, cuenta, y puede marcar la diferencia en cada una de esas decisiones. Pero, ¿quién nos representa en Europa? El número de escaños viene determinado por la población que alberga cada país, y por ello España, siendo uno de los más poblados, cuenta con 54 de los 751 diputados elegidos en la UE28. Sin embargo, en las elecciones del 2014, solo el 44,7% de los españoles y las españolas nos acercamos a las urnas, en parte por desconocimiento de la importancia de esta institución y del sistema de toma de decisiones en la Unión Europea. En parte, porque percibimos el Parlamento Europeo como una institución lejana, que poco tiene que ver con nuestro día a día.

En efecto, el asunto no es sencillo. A las elecciones concurren partidos nacionales, pero, una vez que los diputados son elegidos, la mayoría opta por formar parte de grupos políticos transnacionales[1]. Por ello, a la hora de votar es importante conocer a los candidatos y candidatas, sus programas electorales, y los programas electorales de los partidos europeos[2] con los que podrán sumar fuerzas. Fuerzas para, por ejemplo, nombrar al presidente de la Comisión Europea (CE), órgano ejecutivo de la Unión Europea, de entre candidatos propuestos por los principales partidos políticos.

Y fuerzas para determinar qué tipo de Política Agrícola Común (PAC) nos quedará tras la actual reforma, algo que preocupa enormemente a organizaciones que conformamos la coalición Por Otra PAC. El Comité de Agricultura del Parlamento Europeo actual tiene un poder de decisión clave sobre los reglamentos que tendrán que negociarse en el llamado proceso de “co-decisión” con el Consejo de Ministros de Agricultura Europeo y la Comisión Europea. Estos Reglamentos determinarán de manera decisiva el tipo de agricultura que tendremos en la Unión Europea de 2021 a 2027, y con ello el estado del suelo, los ríos, los acuíferos y las especies ligadas a las prácticas agrarias. Y, en definitiva, el modelo de desarrollo rural para nuestros pueblos.

El pasado febrero, la mayor parte de los eurodiputados de la Comisión de Medio Ambiente, también en parte implicados en las negociaciones de la PAC, defendieron que debía dedicarse una considerable partida presupuestaria a apoyar buenas prácticas agrarias que favoreciesen a la naturaleza, a la vez que pedían el cese de las ayudas a las producciones ganaderas intensivas, entre otros temas. Sin embargo, la mayoría de miembros de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, en contra de la opinión de sus compañeros de medio ambiente, propusieron en marzo mantener el gran montante de ayudas para las producciones más intensivas y demandantes de recursos o las grandes fincas, y diluir algunas de las normas básicas en materia ambiental que tienen que respetar los agricultores para acceder a los pagos de la PAC. Desoían también así el mandato de la ciudadanía europea sobre qué política agraria se merece Europa, expresada en la consulta pública de la Comisión Europea en 2017 sobre el futuro de la PAC. En dicha consulta la ciudadanía fue clara en sus demandas para una reforma de calado: el 64% de las personas dedicadas a la agricultura y el 92% de la población general demandaban que el apoyo público al sector agrario no dañase el medio ambiente y que hiciese más por combatir el cambio climático[3]. Una encuesta reciente[4] muestra que la conservación del medio ambiente y el liderazgo europeo contra el cambio climático son temas clave para una amplia mayoría de votantes potenciales.

Y es que, aunque los temas de agricultura, alimentación, desarrollo rural y las políticas que los acompañan estén prácticamente ausentes del debate político, son temas prioritarios en la actividad parlamentaria europea y para el presupuesto de la Unión (52.000 millones de euros al año). No en vano, estamos hablando de la política de mayor presupuesto de la Unión Europea, la destinada a agricultura. Además, no se nos puede olvidar lo más esencial del término “política”: “de, para o relacionado con los ciudadanos”. Pedimos, por tanto, que se haga política con esta política, y que se vote para que en el Parlamento Europeo haya una mayoría que apueste por una PAC justa y equitativa; saludable; respetuosa con el medio ambiente; y globalmente responsable. Dado que la Unión Europea dedica 114 euros de los impuestos de cada ciudadano europeo a financiar la PAC, pedimos a la ciudadanía interesada por su alimentación, por su salud, por sus pueblos y por las gentes que trabajan y viven en ellos, que presten especial atención a estos asuntos en las elecciones europeas y voten en consecuencia #PorOtraPAC[5].


Inés Jordana

Licenciada en Ciencias Ambientales. Máster de gestión de proyectos y sostenibilidad del medio rural en la Escuela de Agrónomos. Coordinadora de Agricultura y Alimentación de SEO/BirdLife, desde donde se coordina el “Taskforce” de Agricultura de BirdLifeEurope.

Ejerce parte de la coordinación de la Coalición “Por Otra PAC”


Celsa Peiteado

Ingeniera agrónoma. Coordinadora de Política Agraria y Desarrollo Rural en WWF España. Con anterioridad, fue evaluadora de la Programación Española de Desarrollo Rural.

Ejerce parte de la coordinación de la Coalición “Por Otra PAC”


[1] Página 105: correspondencia de partidos españoles – partidos europeos tras las elecciones del 2014 http://www.europarl.europa.eu/RegData/presse/eurobarometres/2018/625195/PE-EB_SA(2018)625195_XL.pdf.
[2] IEEP, en inglés, revisión de los programas electorales de los partidos europeos en materia de medio ambiente (y PAC): https://ieep.eu/news/environmental-governance/ieep-manifesto-analysis.
[3] https://ec.europa.eu/agriculture/sites/agriculture/files/consultations/cap-modernising/summary-public-consul.pdf.
[4] https://www.seo.org/wp-content/uploads/2019/04/European-Parliament-Study_Media_SPAIN_SEOBirdLife_OK.pdf.
[5] Puedes encontrar más información sobre la Coalición PorOtraPAC y nuestras propuestas para una nueva política agraria y alimentaria común en www.porotrapac.org.

 


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

1 Comentario

Deja un comentario