Psicópatas

Luis Víctor Moreno Barbieri
Vicepresidente de Pacma


Me desayuno el lunes, en plena etapa navideña, con esa mezcla de melancolía y ‘allegro ma non troppo’ que solo pueden darte estas fechas. Las noticias van llevándome tobogán abajo, camino de la ‘malaostieja’ que percibo a pocos pasos. Esa sensación de desazón que el repaso a la actualidad diaria suele dejarme.

El primer golpe cordial lo recibo con la noticia sobre las cacerías de lobos en la vertiente Cántabra del Parque Nacional de Picos de Europa, donde incluso se están usando explosivos para sacar a los aterrados animales de sus escondites. Con esto ya se me ha cortado el café. Pensar que una chusma compuesta por 100 personas, con sus fusiles, sus miras telescópicas, sus visores nocturnos (prohibidos por Ley pero usados bajo la ley del más fuerte) estuvieron acorralando lobos para ejecutarlos a balazos, me desencaja. Todo ello con la connivencia del politicucho demagogo, que luego no duda en dar lecciones de ética los sábados por la noche en el Sálvame político de la Sexta.

Mi tensión arterial se estaba recuperando cuando recibo la segunda noticia: me llegan las fotos del delfín con el cuerpo marcado con la firma de “Juan” grabado a cuchillo sobre su carne. Me quedo mentalmente mudo. Aún no se sabe si ese “Juan” marcó al cetáceo cuando este aún vivía. En cualquier caso, debemos ser conscientes de que convivimos con un psicópata que se entretiene mutilando animales, dejando su nombre marcado, letra a letra, capas de carne horadadas por el metal hasta llegar al músculo del cuerpo de alguien.

Y finalmente, el mazazo de la aparición del cuerpo de Laura Luelmo culminó este nefasto día. Porque, aunque la ultraderecha (y la no tan ultra) se empeñe en tratar de minimizar, ridiculizar y desmontar el feminicidio existente, en España existe un problema social en forma de terrorismo machista, que, como macabra profecía, la propia Laura había denunciado desde sus redes sociales.

Tengo claro que, quien es capaz de apretar el gatillo contra un animal indefenso y es capaz de marcar con un cuchillo su nombre hasta el hueso de otro, es también capaz de matar a un ser humano. Y no lo digo yo, lo afirma el FBI y sus departamentos de análisis del comportamiento, que hace años detectaron en los patrones de conducta de los asesinos psicopáticos, que, aquellos que habían emprendido una carrera de violencia y muerte, comenzaban sus correrías desahogando sus instintos en animales de su entorno.

Y con la certidumbre de que a este mundo le sobra mucho psicópata y le faltan toneladas de empatía, a pesar de todo, quiero desearos Feliz Navidad. Que la Esperanza nos marque el camino para no desfallecer y encarar el 2019 con energía renovada, con nuestros corazones y cerebros trabajando para hacer de este mundo un lugar más justo para TODOS. Brindo por ello.

3 Comentarios

  1. Por no hablar del policía sanguinario descerrajando un tiro en la Cabeza a una perreta en plena Gran Vía de Barcelona…
    La parte buena es que estamos condenados a la extinción…
    Feliz Navidad.

  2. Extingase usted si le apetece. Al menos hasta que tengamos pruebas de que cualquiera otra especie lo haria mejor que nosotr@s, en el caso de que llegase a nuestro nivel evolutivo. Y dado que en ese sentido no tenemos ninguna referencia con la que compararnos … vota Pacma.

  3. No se servirá de consuelo ,Luis ,pero somos muchos que como tú , sufrimos cada dia con esas repugnantes noticias de maltratos y asesinatos de animales,espero que algún dia se acabes estas salvajadas y el sinsentifo que tienen nuestras leyes dando permisos para esas matanzas sean de lobos u otros animales .Pero si la gente digue eligiedo en las votaciones a toda esa gentuza de la España negra ,defensores de crueles fiestas en nombre del patriotismo ,y otras aberraciones como la caza y otras ,no podremos levantar cabeza ,sirva este escrito para aludidos haber si cambian en sus mentslidades y empiezan a sentir la empatia quenosotros sentimos y sufrimos por los pobres animales ,Todos unidos creo que podemos ir cambiando esta sociedad cruel muy cruel y sin emptia para con ellos los pobres animales.

Deja un comentario