Podemos y Ciudadanos han constatado este jueves su coincidencia total en el objetivo de reformar la ley electoral para conseguir un sistema más proporcional, hecho que les hizo ser optimistas ante la posibilidad de atraer al PSOE a una reforma electoral. Pero, como dijo el periodista y activista Arthur Koestler, “nada es más triste que la muerte de una ilusión“.

El PSOE lleva años hablando de mejorar la proporcionalidad en el reparto de escaños y prometiendo en sus programas una reforma electoral que permita. Ahora que la aritmética parlamentaria lo permite, ahora que no hay mayoría absoluta de ningún partido, los socialistas aseguran que se sentarán con el resto de fuerzas, pero que no se modificará el sistema si el Partido Popular no está de acuerdo.

Cuando hablamos de las reglas del juego, de arquitectura institucional y jurídica no se puede hacer entre dos o tres partidos. Hay que contar con un amplio consenso de la Cámara“, ha expresado Adriana Lastra, la número dos del PSOE.

Del Partido Popular, que en mayor o menor medida se vería perjudicado por el cambio del sistema, nadie espera que acepte un acuerdo de estas características. El consenso entre las cuatro grandes fuerzas es una quimera que solo ha sucedido en cuestiones menores en lo que va de legislatura.

Ignacio del Río, portavoz de cultura del partido del Gobierno, ya se manifestó tras el primer acercamiento entre Podemos y Ciudadanos: “El PP, teniendo mayoría absoluta en otras legislaturas, no ha acometido la reforma de la ley electoral porque por muchas mayorías absolutas que se tengan hay grandes cuestiones de Estado a las que hay que llegar con el acuerdo de los grandes partidos“.

Deja un comentario