Ha vuelto a ocurrir. Tal y como pasó en marzo de este año, PSOE, PP y Vox han rechazado en la Mesa del Congreso la comisión de investigación sobre el rey emérito Juan Carlos I tras su abdicación.

Los dos partidos del bipartidismo, junto con la muleta de la extrema derecha, han decidido seguir el criterio de los letrados de la Cámara Baja, que consideran que la inviolabilidad del exjefe del Estado es permanente, a pesar de que la Fiscalía ha iniciado una investigación por si hubiera incurrido en delito fiscal y blanqueo. 

La Constitución establece que «la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad» y se interpretaba que eso terminaba con la abdicación para sortear el veto de los letrados del Congreso, el cuerpo jurídico que en ocasiones anteriores ya había tumbado comisiones parecidas.

Los letrados del Congreso consideran que no procede admitir a trámite la petición de la comisión de investigación porque la inviolabilidad del rey es absoluta y que las comisiones pide investigar proceden de su etapa como rey. PP, PSOE y Vox se suman a esta teoría.

La investigación había sido impulsada Unidas Podemos y otras formaciones, como el BNG, ERC, JxCat o Más País. Estas formaciones han asegurado que no desistirán en el intento de que el Parlamento investigue las presuntas actividades ilícitas del exjefe del Estado. «No desistiremos. Al PSOE le cuesta cada vez más frenar este tipo de investigaciones», señaló Gabriel Rufián.

Unidas Podemos, que impulsó una de las propuestas, ha defendido la comisión de investigación en la Mesa.