La clave fue el precio de los alquileres. El Gobierno aprobará este martes en Consejo de Ministros el anteproyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado, en el que se anunciará la puesta en marcha en los próximos meses de la regulación para limitar el precio de los alquileres, pese a que el PSOE había apostado públicamente por retrasarla sin dar una fecha concreta.

Podemos exigía mejoras en el ingreso mínimo vital y la regulación del precio de los alquileres como medidas políticas que acompañen a las cuentas públicas e incluso lanzaron un órdago: si no había pacto, no apoyarían el borrador de Presupuestos. Todo salió bien: se logra el compromiso de regular los alquileres en cuatro meses y mejoras para facilitar un acceso más rápido al ingreso mínimo vital.

El precio de los alquileres, una medida prioritaria para Unidas Podemos
El precio de los alquileres, una medida prioritaria para Unidas Podemos

El precio de los alquileres, un bache para el PSOE

Desde hace semanas la limitación de los precios de los alquileres ha sido el gran bache que ha retrasado el borrador de las cuentas, lo que llevó a que no se descartara tener que retrasar la presentación del anteproyecto. No obstante, Moncloa confirmaba a última hora de la tarde que el pacto de Presupuestos se aprobará finalmente el martes.

Esta medida supone un espaldarazo para el vicepresidente Pablo Iglesias, que se comprometió hace semana y media con colectivos sociales a aprobar la limitación del precio del alquiler de manera urgente. La petición de Iglesias ha pasado por encima de la ministra de Economía, Nadia Calviño, y el titular de Transportes, José Luis Ábalos y que tiene las competencias de vivienda, que rechazaban que fuera el momento de aprobar la norma.

Medidas políticas para acompañar a las económicas

Se trata de medidas políticas y no económicas, pero que desde Unidas Podemos consideran claves para acompañar las cuentas públicas. Consideran que son cruciales en la hoja de ruta del Gobierno, por su calado social, y que, además, facilitarían el apoyo del bloque de la investidura.

Podemos también consiguió reformas en el Ingreso Mínimo Vital para intentar facilitar que llegue a más familias, dado que hasta ahora su alcance ha sido limitado. Entre otras medidas, quería que se utilizaran como referencia para solicitar la ayuda los ingresos de los tres últimos meses, en lugar del año de bajos ingresos que se exige actualmente, así como que pueda solicitarse la prestación a partir de los 18 años y no a partir de los 23, como hasta ahora. La concreción de estos cambios se conocerá este martes.

Catalunya como ejemplo

Catalunya ha regulado el precio del alquiler por ley en aquellos municipios con más presión residencial. El Parlament aprobó en julio una proposición de ley –elaborada por el Sindicat de Llogaters y el Departament de Justícia– que contó con el apoyo de JxCat, ERC, Comuns y la CUP y que se ampara en el Código Civil Catalán.

El objetivo fue congelar los precios de los nuevos contratos y rebajar el precio medio de las renovaciones. La normativa se aplica en 60 municipios de más de 20.000 habitantes que han sufrido importantes incrementos en las cuotas, la mayoría de ellos situados en el área metropolitana de Barcelona donde, según un informe del Observatori Metropolità de l’Habitatge, las familias que viven en un piso de alquiler destinan un 45% de sus ingresos al pago de la vivienda.

Entre el 2014 y el 2019 los precios, según los datos de la Agència de l’Habitatge de Catalunya, se han encarecido de media un 36,3% y el alquiler es ya la principal causa de desahucio en Catalunya. Según el Sindicat de Llogaters, unos cinco millones de personas se verán beneficiados por esta medida, el 70% de la población catalana.