«Desde la aparición de la actual ministra de Igualdad en la vida pública y política, su figura ha estado acompañada de un sinfín de polémicas estériles, descalificativos y mentiras que esconden un claro componente machista y clasista», dicen desde Público.

El viaje fue criticado en redes y amplificado a través de las grandes televisiones privadas del país, cargando las escopetas de bulos y medias verdades.

Pero, sin duda, esta no ha sido la primera ni la última vez. «Unos días antes, programas como Espejo Público (Antena 3), El Programa de Ana Rosa (Telecinco) y Más de Uno (Onda Cero) difundieron un vídeo cortado en el que omitían la opinión de la ministra de Igualdad sobre la masacre de Melilla, en la que murieron 37 migrantes, según las ONG. Estos cortes se usaron para exigir la opinión de la número dos de Podemos, a pesar de que esta hizo una valoración de los hechos y pidió, como el resto de representantes del espacio morado, una investigación de lo sucedido», apuntan desde Público.

Las derechas también utilizaron el bulo difundido por la derecha mediática, el de los «20.000 millones de euros del Ministerio de Igualdad», después de que Montero presentara el 8 de marzo el Plan Estratégico para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres (2022-2025).

En esta persecución casi maníaca Irene Montero fue criticada hasta por tener un bolso Lous Vuitton o de llevar un Rolex, pero resulta que el bolso era de Carmen Calvo y el reloj era un Swatch con más de 5 años de antigüedad.

«Mención aparte merece el caso Niñera, que acarreó preguntas parlamentarias e incluso una petición de comisión de investigación en el Congreso. En virtud de la última resolución de la Fiscalía, aunque mantiene la declaración como investigada de Gara Santana (antigua empleada de prensa de Podemos en la Cámara Baja), se recoge que la testigo que la señaló como supuesta cuidadora de los hijos de Montero e Iglesias actuó por animadversión contra la ministra de Igualdad, según informa Ana María Pascual. En este sentido, la fiscal adelanta que pedirá el archivo del caso por falta de indicios», añaden.

«Pero su vida privada ha dado lugar a otros ataques, como los insultos recibidos por ser cajera de un supermercado, y a varias informaciones sobre el estado de su relación con Pablo Iglesias. También, han trascendido varios vídeos manipulados, enunciados en programas televisivos en pleno prime time, como las imágenes falsas de Irene Montero explicando cómo se hace una felación o tosiendo en plena pandemia de la covid-19 a Boti García, directora general de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI del ministerio», concluyen.

DEJA UNA RESPUESTA