El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha manifestado este miércoles que el sistema de «corrupción sistémica» que hubo en la Comunidad Valenciana, que estaba «generado y adosado» al PP, todavía tiene «estertores» y «resonancias».

Puig se ha referido así a la operación por el supuesto cobro de comisiones ilegales a contratistas del Ayuntamiento de Valencia en la etapa de gobierno del PP que ha llevado a la detención de José María Corbín, cuñado de Rita Barberá y abogado de la exsecretaria del grupo popular del Ayuntamiento de Valencia Mari Carmen García-Fuster, y su socio Diego Elum, y a investigar a la hermana de la exalcaldesa y a sus tres hijas.

El president, preguntado por los periodistas por si le ha sorprendido esta operación, ha contestado que es difícil que les sorprendan «más cosas», pero ha precisado que espera que la «buena reputación» que está consiguiendo la Comunitat «no se vea empañada» por casos del pasado.

Es importante, ha dicho Puig, no mirar al pasado y que aquellos que hicieron «lo que no debían hacer» cumplan con la justicia, así como recuperar el dinero «para los ciudadanos».