Redacción Catalunya

Para ponernos un poco en contexto, JxCAT es una coalición agrupa el partido de Puigdemont llamado Crida Nacional, el PDeCat y uno de menor, Acció per la República. Todos estos, con el nombre de Junts, se presentaban a las elecciones con el mismo Puigdemont de candidato. Ahora, este, anunció un partido llamado precisamente Junts per Catalunya.

La reacción del PDeCat fue lanzar un duro Comunicado que acusaba al líder de no cumplir los acuerdos firmados donde entre ellos había el que cualquier cambio tenía que ser acordado entre las diferentes formaciones y nunca de forma unilateral.

En este, el Presidente del PDeCat, David Bonvehí acusa al Puigdemont y a su entorno de romper la confianza y de «prescindir de los principios de buena fe que se ha de haber en un comportamiento ético y político».

Con esta nueva crisis, el espacio postconvergent vuelve a tener problemas. Hay que recordar que en estos momentos ya existen escisiones del PDeCat o CDC como el partido de Germà Gordó, llamado Convergents, Lliures de Antoni Fernández Teixidó el nuevo Partido Nacionalista de Catalunya de Marta Pascal. Además, si añadimos a los surgidos de la ya extinta Unió Democràtica se destacaria Units per Avançar, Demòcrates de Catalunya y Demòcrates.

Todos estos nombres y siglas demuestran que el espacio que aglutinaba Convergencia i Unió está pasando una crisis de grandes dimensiones ya que la suma asciende, si contamos al PDeCAT, a la Crida y Junts a nueve partidos de centro derecha catalán.

Ya puestos en las próximas elecciones, por redes sociales se empieza a rumorear la posibilidad de que este espacio presente dos listas o más. En estos momentos sabemos que Puigdemont se presenta y también lo confirmó Convergents. Junto a ellos podría haber una candidatura del ámbito del PDeCAT o PNC, partiendo así la derecha catalana en dos grandes bloques.