Manuel Barrera Piñero
Cada día sabemos que es más difícil  acceder a una pensión digna. Muchas de las personas que accedan y lean este articulo seguramente habrán cotizado muchos años, tal vez demasiados, y observan como a la hora de recibir su más que merecida pensión, los cambios normativos aplicados por las diferentes reformas laborales y de Seguridad Social, les afecta de forma negativa en el cálculo de la base reguladora para obtener su pensión.

Vamos a hacer un breve recorrido sin entrar en muchas profundidades de leyes y artículos, pero que de forma clara podamos entender que está pasando con las pensiones contributivas.

Según el estudio realizado por el economista Fernando de Miguel Lázaro ,  el superávit de cotizaciones entre el año 1977 y 2016 es de 595.917 MILLONES de €, esto fue debido a la cantidad ingente de personas cotizando durante esos años (generación del baby boom), y un gasto en pensiones muy reducido, el dinero entraba en  la TGSS a los gobiernos de turnos a espuertas y las salidas en gasto de pensiones era mínima, eso permitió que durante esos 40 años, el remanente de superávit alcanzase esas desorbitadas cantidades, muchos trabajadores cotizando y pocos pensionistas cobrando.

Los gobiernos durante esos años, siendo conscientes de que esa generación que había llenado la bolsa de las cotizaciones se tendría que jubilar algún día, deberían de haber mantenido al margen esas cantidades que muchos años más tarde tendría que devolver en forma de pensiones a un colectivo que había trabajado durante largas carreras de cotizaciones. Pero no, esos excesos de cotizaciones se usaron para diferentes necesidades, que nada tenían que ver con la Seguridad Social, como pudieron ser los gastos en infraestructura, carreteras, aeropuertos, trenes de alta velocidad…, lo que se llama gastos impropios del sistema.

Fueron años de bonanzas, de nulas previsiones sobre lo que se les vendría décadas después. Ese bestial excedente de cotización cada vez era más reducido y ya comenzaron los diferentes gobiernos a  darse cuenta de que se les podría venir encima un grave problema en un futuro no tan lejano.     Todavía con algún dinero de ese excedente, en el año 2000 se creó la famosa hucha de las pensiones, algo que a la postre se ha visto que fue una tirita ante la gran herida abierta después de esos años de bonanzas económicas  y con la pésima gestión de los excedentes de cotizaciones. Esa  hucha fue creciendo poco a poco llegando a acumularse desde el año 2000 al 2011, casi 66.000 millones de euros y a partir de ese año y con la crisis económica que afecto al país, esa hucha fue vaciándose año tras año, hasta el día de hoy con poco mas de 1000 millones de euros, y no está vacía del todo porque ningún gobierno quiere ser el que la deje a 0 €.

NOTA. La hucha llego alcanzar en el 2011 con la aportación al fondo de 223 millones de € más los 2.217 millones de € de rendimientos del capital invertido un total de 66.815 millones de €, a partir de esa fecha se fue esquilmando la hucha y con ello los interés anuales que producía ese dinero. El vaciado de la hucha se hizo incumpliendo la Ley, estaba estipulado  un 3%, y además los préstamos que anualmente hace Hacienda (Gobierno) a la S.S. incumple el artículo 109 de la LGSS

EVOLUCIÓN HUCHAS

Ya viendo en el año 2011 que la balanza de ingresos de cotizaciones y pagos de pensiones, se inclinaba de forma estrepitosa para el lado de los gastos, y que no existía ni un solo euro  de aquel excedente de casi 600.000 millones de euros, evidentemente tocaba hacer frente a este problema, y se pusieron en marchas la reformas laborales, que en el tema de la Seguridad Social era simplemente  decir…  si no podemos aumentar los ingresos para pagar las pensiones, tendremos que hacer algo para que el coste de la pensiones bajen, y de esa forma volver a buscar un nuevo equilibrio.  Para ellos las reformas tanto del PP como del PSOE, contribuirían a aliviar el peso del gasto de las pensiones, y empezaron a aumentar  la edad de jubilación de los entonces 65 años, incrementándose paulatinamente hasta los 67 años en el 2027. Esto suponía 2 años más de cotizaciones y 2 años menos de pago de pensiones.  Otras de las medidas que se aplicaron en esta reforma, fue subir el número de años a la hora de calcular la base reguladora de la pensión, pasando de los últimos 15,  y también de forma paulatina hasta los 25 últimos años también en 2022. Evidentemente cuantos más años se usan para calcular la base reguladora el resultado de la pensión es menor, y no podemos olvidar los años que hemos estado cobrando  exiguo e insultante aumento de la pensión de un 0,25%  perdiendo años tras año poder adquisitivo. Y el famoso factor de sostenibilidad que aunque esta aplazado, está pendiente de un hilo para caer sobre las cabezas de los pensionistas. 

Y a pesar de estos continuos recortes llamados “reformas laborales”, sigue siendo insuficiente para equilibrar la balanza de gastos e ingresos de las cotizaciones/pensiones. Se da la circunstancia que llegado el caso de tener que pagar alguna paga extra de pensiones, los gobiernos con total conocimiento de que incumple la ley de TRLGSS, deciden dar préstamos a la Seguridad Social para pagar esas pagas, ahora sí.., ya llevando un control del dinero que según ellos les debe la Seguridad Social, ( control que cuando había esos casi 850.000 millones de euros y que fueron saqueados para temas que nada tenían que ver con el pago de las pensiones, no tuvieron la delicadeza de llevar a cabo ningún control).  Y digo que con un conocimiento total de que incumplen la ley, porque el artículo 109 de TRLGSS lo deja bien claro, que en caso de déficit de ingreso de las cotizaciones,  con los gastos de pagos de pensiones, deberán ser cubiertos por aportaciones de los PGE, (aportaciones NO prestamos).

Quizás esta exposición de cómo ha  evolucionado el sistema de pensiones en este país, haga comprender a algunas personas porque los pensionistas están cada lunes en las puertas de los ayuntamiento gritando “LAS PENSIONES SE DEFIENDEN GOBIERNE QUIEN GOBIERNE”.


Manuel Barrera Piñero. Miembro de Plataforma Sevillana en Defensa de las Pensiones Públicas y Coordinador ASJUBI40  Andalucía (Asociación para la jubilación anticipada con más de 40 años cotizados)