OPINIÓN de Paco Azanza (Baraguá)
 

Según investigaciones de la propia ONU, en 68 de los 1.245 vuelos ilegales realizados por la agencia norteamericana, éstos utilizaron diez aeropuertos del Estado español, durante los mandatos de los presidentes José María Aznar José Luis Rodríguez Zapatero, ambos, cómo no, autoerigidos a la categoría de “paladines de los derechos humanos”, a pesar de que en su propio país y bajo sus nefastos mandatos también se cometieron torturas en las dependencias policiales.

En 2005, Cuba presentó una propuesta para que la ONU investigara acerca de las condiciones en que se hallaban los presos recluidos en la ilegal base naval estadounidense de Guantánamo. El resultado fue sin duda elocuente. Algunos países de la Unión Europea se abstuvieron, otros votaron en contra; ninguno a favor de que se llevara a cabo la investigación. ¡Qué extraña paradoja! ¡Cuánta hipocresía y cuanto cinismo! Mientras con una mano torturan o facilitan las torturas, con la otra enarbolan la bandera de los derechos humanos.

DEJA UNA RESPUESTA