Este martes, Risto Mejide ha creado polémica después de culpar a Pablo Iglesias de la crisis migratoria de Ceuta. El presentador señaló que todo ha explotado por la incompetencia del que fuera vicepresidente segundo del Gobierno.

«Lo que hay aquí es un chantaje de una nación a otra. Es: ‘o me haces caso o te abro la verja’. Es así de sencillo porque se están aprovechando de vidas humanas, de la necesidad y de la desesperación de gente que solo pretende mejorar su vida», ha dicho Mejide.

Además, el presentador de Todo es mentira aseguró que «si nos remontamos un poco atrás, detrás de ese chantaje lo que hay es una chapuza diplomática que hay que denunciar. Porque si estamos en estas es por la incompetencia de algunos, de nuevo. Lo vamos a denunciar, con todas las letras, no nos duele decirlo”, ha continuado.

“Qué pensarías si un vicepresidente de Francia o de Portugal exigiese un referéndum para Cataluña. Ahí lo tenéis, eso es lo que pidió Pablo Iglesias para el Sahara, estaremos de acuerdo o no en que eso procede o no procede, pero estamos hablando de un vicepresidente. Esta injerencia hizo saltar por los aires la cumbre España-Marruecos que estaba prevista para finales del año pasado y que aún hoy no tiene fecha”, añadió.

Quequé y su lección sobre el Sáhara para dar una lección “al subnormal de Risto”
Quequé y su lección sobre el Sáhara para dar una lección “al subnormal de Risto”

Quequé y la técnica del poli malo y el poli bueno

Héctor de Miguel, más conocido como Quequé, ha reaccionado a las palabras de Risto Mejide  y ha publicado en redes sociales un vídeo de su programa LocoMundo, del pasado 24 de febrero, en el que ha criticado a Risto Mejide. «Puedes creer al subnormal de Risto o echarle un ojo a esto. Y eso es libertad», ha asegurado Quequé a través de Twitter.

El tuit de Quequé

En el vídeo al que hace referencia, el presentador aseguraba que «a España le tocó el Sahara Occidental. Había bancos de pesca, petróleo y el yacimiento más grande del mundo de Fosfato. Este mineral sirve para hacer cemento, ladrillo y fertilizantes».

«Marruecos y Mauritania empezaron a ver al Sahara con otros ojos y empezaron a reclamarlo. En 1975, España anunció un referéndum de autodeterminación y el rey de Marruecos invitó a su población a invadir el Sahara. Una marcha que fue conocida como Marcha Verde», explicaba.

Quequé recordaba que «los gobiernos españoles no hicieron nada con el Sáhara. Ahora seguimos igual, con la vieja táctica del poli malo y el poli bueno. Cada vez que sale el temita, Marruecos abre más la mano con la inmigración ilegal».

DEJA UNA RESPUESTA