En la noche de este lunes los seis candidatos a presidir la Junta de Andalucía: Juan Espadas (PSOE), Juan Manuel Moreno Bonilla (PP), Juan Marín (Cs), Inmaculada Nieto (Por Andalucía), Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía) y Macarena Olona (Vox) se han enfrentado en el segundo y último debate de las elecciones de Andalucía.

El debate se ha estructurado en tres bloques temáticos: «Políticas sociales: sanidad, educación e igualdad», «Economía, empleo u política fiscal» y «Gobernanza: política territorial, financiación autonómica, pactos, desafíos de Andalucía y regeneración», con una duración de 30 minutos cada uno. En cada bloque cada candidato disponía de 5 minutos de tiempo de palabra.

Moreno Bonilla, que aparece con diferencia como el favorito de los andaluces para ocupar de nuevo el palacio de San Telmo, ha intentado durante este segundo debate electoral evitar encontronazos con el adversario.

¿Quién ha perdido y quién ha ganado el segundo debate antes del 19J? / Imagen: Julio Muñoz (EFE)
¿Quién ha perdido y quién ha ganado el segundo debate antes del 19J? / Imagen: Julio Muñoz (EFE)

Moreno Bonilla ha reivindicado su posición de moderación

El presidente andaluz, a pesar de que ha sido acorralado por el candidato socialista Juan Espadas y la candidata de Vox Macarena Olona, no ha aclarado si pactará con Vox en Andalucía en caso de necesitar sus votos para ser investido, por lo tanto habrá que esperar hasta después del domingo 19 de junio para saber sus intenciones.

Olona, ha sido más clara que nunca sobre su intención de pactar con el Partido Popular, aunque ha advertido: «Si necesita un voto de Vox o una abstención, no lo va a tener si no entramos en el Gobierno».

Inmaculada Nieto crítica con la moderación de Nieto

Inmaculada Nieto ha sido la más crítica con la moderación de Juanma Moreno: «Usted es educado pero no moderado: ha hecho polvo los servicios públicos y ha puesto una alfombra roja a universidades privadas con menos papeles que una liebre», la ha dicho al presidente andaluz.

Teresa Rodríguez tuvo su momento de mayor intensidad televisiva en el cuerpo a cuerpo con Macarena Olona, quien le reprochó haberse «alineado con los poderosos» y hacer «el mismo discurso que la banquera Patricia Botín».

Macarena Olona mostró su perfil más faltón

La candidata del partido de extrema derecha mostró su perfil más populista y faltón con palabras como las siguientes: «Sus políticas son tanquetas que van contra los más débiles»; «ustedes quieren mujeres colectivizadas»; «indultan a una madre secuestradora que con Vox cumpliría hasta el último día de cárcel a que ha sido condenada» o «los políticos progres son los nuevos señoritos».

Juan Espadas le recordó a Olona que «todo lo que se ha construido en hospitales y centros de salud lo han hecho los socialistas. Todo». «Todo no. No han devuelto el dinero robado. Todo no lo han hecho», replicaba Olona. «No hable más de ese dinero porque esos son ayudas que están recibiendo trabajadores de empresas en crisis que, por cierto, no sé si usted lo sabe, pero la siguen cobrando esos trabajadores por los Presupuestos de La Junta de Andalucía que ustedes han apoyado en el Parlamento. Asesórese bien», ha señalado Espadas.

«¿Trabajadores a quien se refiere a las prostitutas en los burdeles?», ha preguntado la candidata de Vox. «Mire, por favor, de verdad, no le falte el respeto a la audiencia. De verdad, no insulte la inteligencia de los andaluces», respondía el candidato socialista.

Espadas aprovechó también el debate para recordar a Moreno Bonilla que el gasto en educación y sanidad del que tanto presume ha sido posible gracias a los fondos enviados por el Gobierno de España. El presidente andaluz se defendió como pudo replicando que Andalucía había recibido «lo que nos merecíamos».

Los contendientes no le echan cuentas a Juan Marín

Finalmente, Juan Marín pasó un poco desapercibido y la sensación fue de que ninguno de los contendientes le ha echado cuentas al líder de Cs. Apenas fue interpelado por ellos.

Este segundo debate tuvo mejores momentos televisivos que el primero. Hubo más espectáculo pero no más respuestas, algo quizás interesante para un televidente que quiere entretenimiento, pero no para los ciudadanos.

DEJA UNA RESPUESTA