Si hace pocos días denunciábamos el abuso que supuso que la alcaldesa coruñesa del PSOE se subiese el sueldo un 70 %, ahora es el alcalde de Pilar de la Horadada (Alicante), José María Pérez, el que se ha asignado un incremento salarial de un 160 %. ¿Se llevará Pérez el récord o aún tendremos alguna sorpresa de última hora?

El alcalde del Partido Popular de esta localidad de poco más de 21.000 habitantes va a pasar de cobrar 19.950 euros anuales que percibía su antecesor en el cargo, el socialista Ignacio Ramos, a 51.800, como ha venido denunciando la oposición, que ha calificado la subida de «bochornosa» y «desorbitada».

La oposición denuncia además que los salarios brutos de los concejales del equipo de Gobierno del anterior mandato «eran de 22.424,47 euros y el resto de la corporación cobraba por asistencias. Ahora se ha aprobado que tres concejales perciban 44.800 euros en jornada completa, seis 36.000 euros en jornada parcial y otro edil popular, Pedro Sánchez, cobrará por asistencias en torno a 22.000 euros anuales«.

Los partidos de la oposición han recordado también que el PP en campaña «prometió estudiar la solvencia del Consistorio y lo primero que hace es subirse los sueldos«, por lo que para Carrasco se trata de «falta de coherencia»; además de que frente a esto, «las asignaciones para la oposición se verán reducidas«.

Solo nos falta por ver que el alcalde salga a dar el discurso a la plaza del pueblo y entone aquello de «Yo no he venido a la política para lucrarme«. Sería digno de un relato de José Luis Cuerda.