La Policía Foral, en colaboración con la Ertzaintza y la Guardia Civil de Zaragoza, ha detenido a quince personas en Navarra, País Vasco y Aragón, de las que doce han ingresado en prisión, y ha intervenido drogas, sobre todo «speed», valoradas en unos 11,5 millones de euros en el mercado negro.

En la denominada Operación Basa, ha informado en conferencia de prensa la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia del Gobierno de Navarra, María José Beaumont, los agentes se han incautado de 60 kilos de «speed» (valorados en 9 millones de euros) y 10 litros de anfetamina (2,5 millones), para la posible producción de otros 100 kilos de la misma droga sintética.

También han intervenido dos garrafas de 30 litros de capacidad cada una con restos de anfetamina base para una posible producción de hasta 600 kilos de «speed», así como 13 kilos de marihuana y 400 pastillas de éxtasis.

Se ha incautado asimismo a los detenidos más de 32.000 euros en efectivo y ocho vehículos de alta gama.

Los agentes, ha explicado el jefe de la Policía Foral, Torcuato Muñoz, también han desmantelado, en una localidad del norte de Navarra y en Zaragoza, dos laboratorios, en los que se han encontrado diversas cantidades de sustancias para adulterar droga, así como material para pesar, envasar y manipular la misma.

La investigación policial se inició durante los Sanfermines de 2018, cuando se detuvo a una persona que transportaba un kilo de «speed» adquirido en Pamplona. Posteriormente se comprobó que el responsable de la entrega era un vecino de una localidad del norte de Navarra y que tenía numerosos clientes en Navarra, Aragón y País Vasco.

Esta persona se movía por pistas forestales para evitar los seguimientos policiales al hacer las entregas y además ocultaba la droga en zulos ubicados en el medio rural, en bosques y construcciones abandonadas, lo que dificultó la investigación.

En estos zulos, los agentes encontraron 23 kilos de «speed» y en el registro de su domicilio descubrieron que también se dedicaba a cultivar marihuana.

La Policía Foral averiguó que esta persona tenía contactos en Amsterdam (Holanda) e identificaron un todoterreno que circulaba desde este país europeo hacia España y que podría ir cargado con droga.

Tras solicitar la ayuda de la Ertzaintza de Gipuzkoa, los agentes localizaron oculto en el coche un bidón con 10 litros de anfetamina base.

En total, los agentes practicaron 12 entradas y registros con autorización judicial en viviendas y naves industriales de diversas localidades de Navarra, Gipuzkoa, Bizkaia y Zaragoza, en los que se hallaron diversas cantidades de otras sustancias, como cocaína o hachís, además de dinero en efectivo y coches de alta gama.

Durante uno de los registros en una nave industrial en una localidad de Zaragoza, los agentes encontraron una «granja de bitcoins», con numerosos ordenadores interconectados, una actividad que es legal, pero que en muchas ocasiones se utiliza para realizar pagos de transacciones de droga en la internet profunda o «deep web».