Tal y como indica la SER , Quirón, el grupo privado al que el gobierno autonómico de Isabel Díaz Ayuso ha adjudicado un contrato por un procedimiento de emergencia para llevar las labores de rastreo de contagios en la Comunidad de Madrid, ofertaba plazas de rastreadores unos días antes de que la administración hiciese pública la concesión.

En concreto, el miércoles de la semana pasada la empresa ofertaba, a través de Infojobs, 10 puestos de rastreadores en Madrid capital: “Seleccionamos varios perfiles de Auxiliares de Enfermería/sanitarios para prestar servicio para uno de nuestros principales clientes de Madrid», informa el anuncio, «con el objetivo de realizar una evaluación clínica inicial y velar por el cumplimiento de las recomendaciones sanitarias establecidas según el protocolo de actuación de la Consejería de Sanidad”, según recoge la Ser.

La incorporación estaba prevista para el mismo lunes 10 de agosto y en su oferta, Quirón ofrece un contrato por obra y servicio con una «duración estimada 2 meses + prorrogable hasta fin de año” para una jornada parcial o completa en turno de mañana o tarde.

Los aspirantes solo debían cumplir el requisito de tener al menos 1 año de experiencia y estar graduados en Auxiliar de Enfermería (TCAE), aunque se valorarían también otros perfiles con grados sanitarios medio o superior.

La adjudicación pública firmada este viernes por el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso especifica la contratación de 22 profesionales sanitarios (2 médicos y 20 auxiliares de enfermería) para trabajar en dos turnos de lunes a viernes, para realizar entre 190 y 220 encuestas diarias así como el seguimiento de los contactos.

La administración justificó la adjudicación a dedo de la empresa por casi 200.000 euros por falta de «tiempo de formación» de nuevos rastreadores. Ayuso incluso había llegado a pedir voluntarios para realizar esta labor en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid, una estrategia criticada por los expertos y por la oposición.

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, ya alertaba sobre el bajo porcentaje de asintomáticos en la comunidad, un 7% frente al 50% de media del resto de las comunidades, lo que indicaba una mínima capacidad de detección, unos datos que fueron borrados por la Comunidad de Madrid de su propia página web.

Ayuso ha recriminado a la izquierda madrileña las críticas y quejas sobre la adjudicación del contrato al grupo Quirón. En respuesta a un comentario del portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Alfonso Serrano, en el que adjuntaba un pantallazo del expediente de contratación a la misma empresa, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha escrito en su perfil de Twitter: «No pretendo que la izquierda madrileña arrime el hombro en el momento más difícil para la Comunidad de Madrid. Al menos, que antes de criticar se entere de lo que hace su propio Gobierno. Por coherencia».