El rabino Meir Mazuz, ex líder espiritual del extinto partido ultranacionalista y homófobo Yachad y jefe de la yeshiva Kiseh Rahamim en Bnei Brak, ha afirmado que los países árabes se han salvado del coronavirus debido a que impiden la celebración de las marchas del orgullo gay.

“Todos los países que tienen esto (las marchas del orgullo gay) están en la cuenta (de los países con coronavirus), menos los países árabes que no tienen este mal, esta cosa, y tampoco tienen esta enfermedad. Dicen que en Túnez hay uno con el coronavirus, y ninguno en los países árabes restantes, fuera de Irán, que tienen malos atributos y odian a Israel de manera amenazante. También esto de comer cosas peligrosas no lo tienen, y todo lo que tenemos prohibido, ellos intentan no comerlo y se acercan a nosotros”, agregó el rabino.

El rabino mintió al asegurar que solo había un infectado en el mundo árabe y que la expansión del virus en Irán era por su odio hacia Israel. Los datos reales dicen otra cosa ya que Baréin, Kuwait, Irak, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Líbano, Argelia, Omán, Jordania y Arabia Saudita han registrado contagios por COVID-19.

Según el diario Israel Hayom, las declaraciones de religioso radical han provocado la condena de grupos en defensa de los Derechos Humanos así como la Liga Antidifamación, que le exigió disculpas.

“Es lamentable que en momentos como estos, cuando todo el mundo se une para erradicar el coronavirus, el rabino Mazuz considere apropiado culpar de la propagación del virus a la comunidad LGBTQ. Condenamos de manera firme sus declaraciones y le instamos a que se disculpe”, dijo la organización a través de su cuenta de Twitter.

Ya en 2015 el rabino aseguraba que la causa de que los terroristas mataran a dos personas en octubre de ese año eran los desfiles de orgullo gay y otras formas de «comportamiento pecaminoso» y en 2016 relacionaba con la profanación del Shabat el derrumbe de un parking público en Tel Aviv que mató a seis personas y la explosión en un satélite.

El último balance arroja 39 casos de coronavirus en Israel y ninguna muerte.