Las principales entidades ecologistas de Mallorca denuncian que la familia de Rafa Nadal volverá a hacer negocio en Manacor: el Govern balear, con mayoría absoluta del PSOE, ha aprobado este jueves la recalificación de una zona rústica de 40.000 metros cuadrados.

Esta ampliación supone la ejecución de 15 pistas de tenis más y el incremento en 214 de las plazas turísticas de la residencia, hasta llegar a las 354. Asimismo, se prevé levantar un edificio de 8.000 metros cuadrados de uso deportivo. En total, la ampliación de terreno es de unos 26.000 metros cuadrados.

Así, tras su ampliación, el complejo contará con 19 pistas de superficie rápida al aire libre, 15 pistas de tierra batida al aire libre, 4 pistas cubiertas de superficie dura, 7 pistas semicubiertas de tierra batida, un campo de fútbol, 7 pistas de pádel, 2 pista de squash, una piscina semiolímpica, una piscina al aire libre y un centro de fitness spa, además de la ampliación de las instalaciones para alojamiento.

La enmienda Nadal

Una enmienda a la primera Ley de Vivienda de Balears se aprobó la pasada legislatura por un pacto entre PSOE y PP, mientras que Més y Podemos votaron en contra. Es la conocida como enmienda Nadal. Con ella se permitía esta ampliación del centro de tenis y la conversión de la residencia para aspirantes a tenistas en un hotel. Esta enmienda generó una fuerte polémica por su tramitación y posterior aprobación, ya que que permitía a los Nadal dar uso turístico a las instalaciones deportivas.

Las llamadas de Podemos y Més a los socialistas para que dieran marcha atrás no hicieron mella en el PSIB, que mantuvieron su respaldo a la inclusión de esta enmienda ignorando, además de los dos partidos nombrados, a los grupos ecologistas que denunciaban el abuso y la perdida de zona verde.

El terreno fue declarado zona rústica en 1980, cuando se aprobaron las normas subsidiarias del municipio.

Podemos, en contra

Los dos consellers de Podemos en el Govern, Juan Pedro Yllanes, y Mae de la Concha, se han desmarcado del acuerdo del Consell de Govern, algo que han calificado de «urbanismo a la carta». Critican que en el terreno, ubicado a las afueras de Manacor, se podrían construir 275 chalets, que podrían albergar a unas 1.000 personas. Para ellos se trata de «una de las mayores operaciones urbanísticas vividas en Mallorca en las últimas décadas», ya que la operación de venta de las nuevas viviendas podría llegar a los 120 millones de euros.

En la cuenta oficial de Twitter de la formación morada en Baleares, han escrito que no consideran «ético» que desde administraciones públicas, y «menos desde un pacto progresista», se concedan «privilegios a personas determinadas», refiriéndose al tenista.

Un favor más a la familia Nadal

La organización ecologista GOB ha censurado esta ampliación porque supone hacer «un favor más a la familia Nadal» que se suma, según los ecologistas, «a la ampliación del Puerto de Manacor» para que dé cabida a las «embarcaciones de lujo del tenista», y al último «pelotazo urbanístico» que se pretende aprobar en Manacor.

GOB señala que la ley que permite la normativa es «una ley a la carta que permite incluso incumplir la propia ley que dio cobertura a la construcción del centro». «Es una Ley singular para incumplir una ley singular ya hecha a medida», critica.

La declaración de proyecto de interés autonómico y la redacción de una ley ‘ad hoc’ para dar cobertura a la «transformación urbanística privada» de la familia Nadal, que se deberían haber tramitado por las vías urbanísticas ordinarias, resulta «claramente abusivo, vulnera la autonomía municipal y constituye una desviación de poder», denuncia GOB.