Hoy nos alcanzaba la noticia de que el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha incumplido el confinamiento en varias ocasiones para hacer ejercicio cerca de su domicilio en Madrid, tal y como ha adelantado La Sexta.

Este comportamiento ha causado la queja de algunos vecinos ya que es una acción totalmente prohibida durante el confinamiento ordenado por el estado de alarma. Solo se puede salir para ir a comprar artículos de primera necesidad, ir a trabajar con certificado de empresa o asistir a un centro médico para recibir atención sanitaria.

En las imágenes ofrecidas en exclusiva por La Sexta en el programa Al Rojo Vivo presentado por Antonio Ferreras muestran a Rajoy un poco después de las ocho de la mañana del pasado domingo haciendo marcha rápida cerca de su domicilio ataviado con zapatillas de deporte, pantalones de chándal y un chubasquero.

Este hecho será investigado por el Ministerio de Interior y cabe recordar que el incumplimiento de las medidas de confinamiento conlleva sanciones económicas de entre 100 y 600.000 euros e incluso penas de prisión de tres meses a un año en función de la gravedad de la infracción.

Sin embargo, el gesto de Rajoy va en consonancia con otro de los ex presidentes del Gobierno de España. También José María Aznar y su mujer decidieron hacer caso omiso a los consejos de la Comunidad de Madrid antes de decretarse el estado de alarma y abandonaron la capital, cuando Madrid era el principal foco de contagio, para viajar a Marbella, hecho que hizo que incluso el periódico The New York Times pusiese a Aznar como ejemplo de ricos europeos que se confinan en segundas residencias y lo tachase de irresponsable.

Un gesto que une a ambos ex presidentes del Partido Popular, actuaciones despreciables con las que, en lugar de dar ejemplo de comportamiento y civismo, actúan como si con ellos no fuesen las leyes.

José Zaragoza, diputado del PSOE, mostraba su indignación escribiendo un mensaje en Twitter en el que calificaba a Mariano Rajoy y José María Aznar de sinvergüenzas.