92Shares

Cuando se utilizó el interrogatorio directo con el exsubgobernador del Banco de España, Francisco Javier Aríztegui, su comparecencia duró más de tres horas y media.” Esta es la razón que indica la presidenta de la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro y diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, para no utilizar el método de interrogatorio directo con Rodrigo Rato.

La comisión ha renunciado al formato de interrogatorio en la próxima comparecencia del que fuera presidente de Caja Madrid y Bankia, Rodrigo Rato, el próximo 9 de enero. Ha optado por el menos agresivo formato de una intervención inicial de Rato y, a partir de ahí, un intercambio de intervenciones con los grupos, pero sin careo pregunta-respuesta habitual en otras comisiones de investigación, un método más directo y, por lo tanto, más dificil de preparar para el acusado.

La comisión considera que los temas de los que se hablan en la comisión no requieren del formato interrogatorio. “Las respuestas que se dan en esta comisión no son de un ‘sí’ o un ‘no’. La materia nuestra es muy densa, son respuestas largas. Un minuto de pregunta pueden ser diez minutos de respuesta”.

Oramas ha defendido, en declaraciones a Europa Press, el formato de los turnos de discursos, ya que cree que permite “cierta flexibilidad y debate” y ha asegurado que la decisión, adoptada por la comisión el pasado mes de diciembre, fue consensuada por todos los grupos, a excepción de las discrepancias manifestadas por Unidos Podemos.

Este mismo formato se utilizará para los dos exministros del Gobierno socialista que acudirán también la próxima semana a la comisión de la crisis, Pedro Solbes y Elena Salgado, citados los días 10 y 11, respectivamente.

92Shares

Deja un comentario