Tras tres meses de paralización a causa del covid-19, este jueves regresaba LaLiga Santander, con el Sevilla- Real Betis, una noticia que en un principio supondría una mejora en la economía de los clubes de fútbol.

Sin embargo, parece que la pandemia se ha cebado incluso con los equipos más poderosos y adinerados como el Real Madrid y el FC Barcelona, que han querido solicitar un crédito de 200 millones al ICO (Instituto de Crédito Oficial), avalado por el Estado, para poder pagar a sus futbolistas, cuyos salarios ascienden a unos 1.000 millones.

Las nuevas líneas de crédito han sido concedidas por Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Sabadell. La gran diferencia con respecto a los créditos que ya tenían es que, al ser un ICO, el Estado asumirá el 80% de la deuda en caso de impago.

El Real Madrid ha solicitado un préstamo de 100 millones, de los cuales la mitad se los ha concedido CaixaBank, del que ya es socio desde 2017, y el resto entre BBVA, Santander y Bankia. Esta nueva petición hace que su relación con Caixabank se extienda más allá de 2020.

El Real Madrid había pedido un crédito anteriormente de 575 millones de euros a 30 años para la remodelación del Santiago Bernabéu y que empezará a pagar en 2022.

El club presidido por Florentino Pérez destina 550 millones a pagar los sueldos de sus plantillas profesionales y 44 millones para pagar los de su cúpula directiva. Según asegura el club blanco, en el ejercicio anterior tenían un saldo positivo de 156 millones más saldos a cobrar por la venta de jugadores, algo inédito desde hacía 27 años.

En el caso del FC Barcelona, el club destina 671 millones de euros a abonar los salarios de sus secciones profesionales, que, además del fútbol y el baloncesto, como el Real Madrid, incluyen el balonmano, el fútbol sala y el hockey sobre patines y además paga 50 millones de euros en nóminas de personal no deportivo.

El club azulgrana ha renovado pólizas de crédito por unos 120 millones de euros con Caixabank, Banco Santander, Bankia, BBVA y Banco Sabadell. En este caso, el club ha acordado ampliar los plazos de estas líneas en hasta tres años, frente a los 12 meses anteriores, y en cerca de un 10% los importes.

La solvencia económica del Real Madrid y del FC Barcelona está fuera de duda gracias a la generación de ingresos recurrentes y de caja, aunque la pandemia por el coronavirus hará que ambos clubes terminen la temporada 2019-20 con pérdidas.

Por ello, los dos clubes, junto con el Athletic de Bilbao y el Atlético Osasuna, los cuatro clubes que no son sociedades anónimas, han pedido por carta al Gobierno a través del Consejo Superior de Deportes que los efectos del coronavirus se traten como una causa de fuerza mayor y no computen en las cuentas de este año.

Al enterarse de la noticia los usuarios de redes sociales han mostrado su indignación al no entender que los dos principales clubes de España recurran a este tipo de préstamos, cuyo riesgo debe ser asumido por el Estado, para pagar los sueldos millonarios de sus futbolistas cuando hay gente que lo está pasando realmente mal con la crisis de la Covid-19. Lo califican de “inmoral” y “vergonzoso” y piden que no se destine dinero público a ayudar a estos equipos.